Sólo 26% de los niños viaja en la parte trasera del auto y con protección adecuada

La
Plata, ago 16 (DIB).- Sólo el 26,4% de los niños de entre 0 y 10 años circulan
en autos protegidos correctamente, es decir, en los asientos traseros del vehículo
y con el Sistema de Retención Infantil (SRI) correspondiente.

De
acuerdo a un informe del Observatorio Vial de la Agencia Nacional de Seguridad
Vial (ANSV), el 26,4% de los niños de hasta 10 años circulan protegidos
correctamente, algo que es obligatorio por ley desde principios del año pasado.
Este número crece entre menores de 4 años, donde llega al 41,8%.

Como
los chicos son los más vulnerables y están más expuestos a situaciones de
inseguridad vial, es sumamente importante protegerlos correctamente durante el
camino, ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la “sillita”
reduce hasta en un 70% los riesgos de lesiones graves y/o fatales en un
eventual siniestro vial. De las 5.472 víctimas fatales que hubo en Argentina en
el último año, 248 fueron niños de hasta 14 años (4,6%) y 1.321 jóvenes de 15 a
24 años (24,1%).

La
OMS también aclara que los niños tienen más probabilidades de sufrir
traumatismos en siniestros viales porque están limitados por su desarrollo
físico, cognitivo y social. En este sentido, la Ley de Tránsito en nuestro país
establece, desde enero de 2018, que los menores de 10 años deben viajar sujetos
en el asiento trasero, con el SRI homologado en relación a su peso y tamaño.

Justamente
el sistema es el nombre de lo que usualmente conocemos como
“sillitas”. Desde hace dos años los anclajes fijosdenominados
Latch o Isofix para sillas infantiles son obligatorios para
todos los nuevos modelos de autos lanzados a la venta en nuestro país. Y los
autos más antiguos pueden utilizar como sostén del SRI el cinturón de
seguridad.

Argentina
es uno de los 53 países que tiene una normativa para el SRI, que representa
sólo un 17% de la población mundial. En países como Alemania, deben usar la
sillita los menores de 12 años y con una estatura menor de 1,50 metros. En
España ese límite es de 1,35 metros y permite en ciertas circunstancias el uso
de SRI en asientos delanteros, siempre y cuando esté sujetado en sentido
contrario a la marcha con el airbag desactivado. En Francia, hasta los 10 años
deben usarlo. Además, no pueden ir adelante, a menos que los asientos traseros
estén ocupados por menores de 10 años o no dispongan de cinturón de seguridad.

“Los
argentinos tenemos que tomar conciencia, enseñar con el ejemplo y cuidar a los
más pequeños. Tenemos que protegerlos al momento de viajar en auto, utilizando
los SRI adecuados”, afirmó Carlos Pérez, director ejecutivo de la Agencia
Nacional de Seguridad Vial. En ese sentido, cuando quien conduce es una mujer,
aumenta el nivel de protección en los menores (31%), mientras que cuando lo
hace un hombre, el promedio es menor al de la media nacional de 24,6%.

Las
regiones del país donde se supera la media nacional del uso del SRI y por
ende,  más seguros viajan los más chicos, es en la Patagonia (39,1%), Cuyo
(36,6%), NEA (29,9%) y AMBA (29,7%), mientras que donde se muestran los niveles
de protección más bajos son en la región Pampeana (21,4%) y en el NOA (16,4%).

Si
bien el mercado de sillas de este tipo es diverso, con modelos diferentes para
cada edad y peso, los valores de los “huevitos” oscilan en los $7500.
Después pasa a la “butaca”, que se usa hasta los cuatro años, siempre
que el peso no supere los 18 kilos, y puede costar hasta $18.000. Luego
viene el llamado “elevador con respaldo”, para entre 4 y 6 años, y
con un tope de 25 kilos. Esto ya permite al chico usar cinturón de seguridad.
Cuesta unos $15.000. Y el “booster”, para los más grandes, ronda los
$3.500. (DIB) FD