12.9 C
La Plata
17/09/2021
InicioSociedadMindfulness: silencio, quietud y meditación en la vida cotidiana

Mindfulness: silencio, quietud y meditación en la vida cotidiana

Publicidad
Publicidad

La Plata, ago 22 (por Ana C. Roche de la redacción de DIB).- Clara Badino habla con precisión. Usa las palabras justas para describir qué es mindfulness, la práctica meditativa que permite establecer una relación con la realidad que disminuye los efectos del estrés, mejorando la calidad de vida en tiempos de ansiedad e incertidumbre, en tiempos donde el silencio y la quietud parecieran no tener anclaje. 

Clara Badino: “Presenciar es estar delante de la experiencia, es el arte de involucrarte sin identificarte”. 

“Mindfulness es una práctica meditativa que data de 500 años antes de Cristo, que se usa en la tradición budista”, precisa la creadora de la organización Visión Clara, quien, en 1999 fue la encargada de traer esta novedad al país. “Jon Kabat-Zinn, biólogo molecular hizo entrar mindfulness en el año 1979 dentro del centro médico de la Universidad de Massachusetts como una práctica de medicina complementaria, no alternativa, en el sentido de que puede complementar y potenciar otros abordajes”, aclara, y agrega que comenzó a ser utilizada con los pacientes “que no encontraban alivio a través de tratamientos convencionales, eran las personas que se pedían en las grietas del sistema”. 

A diferencia de lo que se piensa desde una mirada utilitaria, mindfulness no es una técnica que se aplica para llegar a un resultado. “Es un estado de presencia, de conciencia, que sostenido en la práctica, nos permite recuperar capacidades, recursos innatos, que están ligados a darnos cuenta de lo que está sucediendo en el momento en el que está sucediendo, pero no desde el concepto, desde el juicio, sino pura y exclusivamente desde la experiencia”, subraya Badino. 

Sin evaluación

En un estado de mindfulness los hechos no se evalúan simbólicamente, no se les agrega ningún tipo de significación extra ni explicación vinculada a la psicología. “Lo importante es la manera en que la mente se relaciona con esa realidad, la relación de la mente es lo que va a inclinar la balanza hacia un estado de mayor salud o mayor desequilibrio, es muy simple pero no es fácil, porque tiene que ver más con un desaprendizaje”, describe la también maestra de meditación y Natha Yoga. 

Las personas que se acercan a la práctica meditativa de mindfulness buscan bienestar. En general transitan estados de estrés o patologías desencadenadas por este factor que ya es endémico en nuestros tiempos. Pero lo cierto es que la práctica de mindfulness no debe estar asociada a la enfermedad y menos aún a la salud mental. Es una práctica que cualquiera puede realizar en su vida cotidiana. 

“Culturalmente percibimos que en la incomodidad no hay ningún aprendizaje, entonces la pregunta que yo le hago a las personas que se aceran y me dicen ?para qué me va a servir? es ¿con qué recursos contás para transitar una incomodidad que no puede modificarse en ese momento? Y ahí es donde a la persona se le aclaran las cosas”, expresa Badino. 

Una incomodidad que no puede ser modificada no necesariamente hace referencia a situaciones trágicas de la vida. Hay factores estresores de la vida cotidiana que en algunas personas tienen más impacto, que se interpretan con más intensidad o desagrado. Badino pone el ejemplo de un día de lluvia para una persona que tiene que hacer varias cosas fuera de su casa. “Lo primero que la mente dice es qué garrón, por qué tengo que estar en la calle y llueve, me voy a mojar y es incómodo, además me puedo enfermar, y ahí empieza el rollo”, puntualiza. 

Es desde la relación con los sucesos, desde la percepción, que la persona puede tomar un rol activo y empezar a trabajar para recuperar ese estado de atención con el que nacemos. Badino remarca que las dos poderosas herramientas que van a impactar en el proceso de cambio son el silencio y la quietud. “La espiritualidad genuina es bien pragmática, el silencio y la quietud son las herramientas de introspección por excelencia y son quienes transforman el cerebro”, subraya, al tiempo que expresa que de apoco se está alejando del anclaje en la respiración, “ya que mal utilizada se transforma en una práctica de evitación”. “Muchas veces te encontrás con gente que te dice ?yo hago mindfulness y respiro? y no es la idea, o lo mismo con la práctica extendida a las instituciones educativas, a los chiquitos en los colegios que están molestos la maestra los manda a respirar, y no está bueno porque si bien encuentran alivio, eso favorece a que pierdan su capacidad de adaptación”, grafica. 

Es por este tipo de situaciones y ante la gran oferta y confusión sobre lo que es mindfulnesss que Badino ha comenzado a correrse de esa denominación. “Hoy uso el concepto meditación de la presencia, presenciar es estar delante de la experiencia, es el arte de involucrarte sin identificarte”, redondea. 

Sumar pausas desde una app

Desde Visión Clara, la organización fundada por Clara Badino, desarrollaron Pausa, una aplicación para celulares que presenta una serie de meditaciones guiadas, gratuitas y por suscripción, para que las personas comiencen a incluir la práctica en su cotidianidad.  

Estas pausas que propone la práctica de mindfulness son meditaciones ancladas en la experiencia, en la exploración del momento.  

La organización ofrece además distintas opciones para iniciarse en la práctica: jornadas de capacitación, talleres de dos horas, programas de entrenamiento y de formación, además de las meditaciones guiadas de la aplicación y algunas más extensas que están en el canal de YouTube. (DIB) AR 

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad