8.9 C
La Plata
12/05/2021
InicioSociedadA 50 años de Chacarita campeón: Sergio Levinsky, periodista invitado

A 50 años de Chacarita campeón: Sergio Levinsky, periodista invitado

Publicidad
Publicidad

La
Plata, jul 6 (DIB).- Chacarita vive un día especial, festivo, al cumplirse hoy 50
años de la consagración en el Metropolitano 1969 tras una temporada de ensueño
en la que supo reponerse a un 1-7 en la segunda fecha y que culminó con
victorias ante Racing en la semi y frente a River en la final. El hincha “funebrero”
recuerda una vez más el día en que Horacio Ricardo Neumann mandó la pelota a lo
profundo de la red en dos oportunidades, Ángel Marcos en una y Franco
Frassoldati en otra. Ese 4-1 al “Millonario” en el Cilindro de Avellaneda que
significó una estrella para la institución.

La
Agencia DIB le prepuso al periodista Sergio Levinsky (quien por estos días cubre
la Copa América en Brasil) compartir algunos recuerdos, sin apuntes, de aquel
“Chaca campeón”. Levinsky iba a la escuela primaria en el barrio
porteño de Caballito y justo enfrente, en la zona de José María Moreno y Pedro
Goyena, la familia del lateral izquierdo Frassoldati tenía una heladería. Allí,
recuerda, “había una gigantografía con el gol que
le hizo “Franquito” a River en el 4-1 final en la cancha de Racing, con el que
Chacarita salió campeón por primera vez en su historia”.

“Era la época de los primeros campeonatos nacionales, y ahí empezaron
lentamente a ganar equipos que nunca habían ganado campeonatos. Desde 1931 y
hasta el 67 solo habían ganado los cinco grandes. Y con la idea de Valentín
Suárez de jugar los nacionales los últimos tres, cuatro meses del año,
comenzaron a ganar equipos de los llamados medianos o chicos. Por ejemplo, el
primer campeón fue Estudiantes, que ganó el Metropolitano del 67; después en el
68, Vélez; y en el 69 le tocó a Chacarita”, cuenta Levinsky.

En
el Metropolitano de 1969 los equipos se dividieron en Zona A y B y los dos
primeros de cada una, tras disputarse dos rondas, avanzaron a la semifinal.
Chacarita formó parte de la Zona A y terminó con 30 puntos sobre 44 posibles
(68,18% de efectividad), producto de trece victorias, cuatro empates y cinco
derrotas. Los de San Martín se agruparon con Lanús, Colón, Vélez,
Independiente, Atlanta, Boca, Banfield, Rosario Central, Gimnasia y San
Lorenzo, y enfrentaron a Platense por el cruce interzonal. Al cabo de 22
partidos finalizaron en la cima junto al “Xeneize”, pero cayeron al segundo
puesto por diferencia de gol.

La
fecha 17 (sexta de la segunda rueda) fue un momento especial de la campaña, el
que profundizó la ilusión del “Funebrero” de dar la vuelta olímpica, ya que con
el 1-0 sobre Atlanta llegó al liderazgo en un torneo de la máxima categoría argentina
por primera vez en su historia dentro del profesionalismo. A partir de ahí se
apoyó en su solidez colectiva y en la jerarquía que le daban figuras como Ángel
Hugo Bargas, Juan Antonio Gómez Voglino, Ángel Alberto Marcos (goleador con diez
festejos), Carlos María García Cambón y Horacio Neumann.

Según
cuenta Levinsky, “hubo algunas rarezas” en ese Chacarita campeón.
“Fue un equipo armado en 1968 por Argentino Geronazzo,
que después le dio lugar a Federico Pizarro; Geronazzo era de la escuela de
Osvaldo Zubeldía”. Sin embargo, Pizarro tampoco fue el DT campeón.
“De cada zona se clasificaban dos para la fase final; se cruzaban el
primero con el segundo: Chacarita con Racing y Boca con River. Pero para el
partido con Racing, sinceramente no sé cuál fue el problema, Pizarro dejó el
equipo, se fue. Y asumió Víctor Rodríguez, que después fue uno de los tres
técnicos de la Selección en el Mundial de 1974, junto con Vladislao Cap y José
Varacka”.

Contra los pronósticos,
Chacarita dejó en el camino al Racing de Wollf, Salomone, Cejas, Perfumo, Lamelza,
Cominelli; 1-0 en la cancha de Boca con gol de Luis Leonardo Recúpero en el
minuto 87. River eliminó a Boca y la final se jugaba en la cancha de Racing.
“River llevaba doce años sin salir campeón y Chacarita lo mató, 4-1”.

En el repaso de los
jugadores, Levinsky
destaca: “En ese equipo todavía no estaba de arquero Daniel Carnevali, aún en Atlanta, y atajaba Eliseo Petrocelli, sobrio, seguro. Había algunos
jugadores destacados: en el fondo, Frassoldati era
un gran defensor, un lateral izquierdo que metía mucho y que tenía mucho
espíritu. Bargas después se fue al fútbol francés por muchos años y jugó el
Mundial de Alemania 1974 como titular. ??l era el más destacado, junto con Frassoldati”. En la mitad de la cancha, Recúpero y Juan Carlos Puntorero
“eran realmente muy buenos”. Levinsky también menciona a Gómez Voglino, que alternaba
en Chacarita, antes de pasar y hacer grandes cosas en Atlanta.

Levinsky no solo menciona
que Chacarita perdió 7-1 con Lanús en la segunda fecha, sino que destaca
también que en la tercera goleó 5-0 a Colón. “Se ve que eso le dio un
envión. El equipo empezó a funcionar”. Y sigue con el repaso de los
futbolistas. “Tenía otro gran jugador que era Ángel Marcos, el wing
derecho, jugador de muchísima habilidad que también terminó en Francia y es uno
de los grandes delanteros argentinos del fútbol francés. Jugó en la Selección y
fue capitán de Chacarita”.

“Hay
dos jugadores que cuando uno repite la formación de Chacarita aparecen cono
titulares inamovibles, y no lo fueron”, aclara Levinsky. Uno de ellos,
Carlos María García Cambón, “que después fue muy importante en Boca”.
“No era un 9 goleador, sino más bien un 9 tocador, un jugador que se
retrasaba, tocaba y volvía a posición de gol”. “Y también estaba Rodolfo Orife, que era muy distinto a Cambón, y
alternaban. Estaban Orife, Marcos, Manuel Zurita -un jugador que después fue
muy importante en el fútbol marplatense-, que era volante. Es decir, hubo
varios que alternaron”. Y completa: “Otro era Horacio Neumann, que
terminó siendo titular y muy importante, y de hecho hizo dos goles en la final
contra River en la cancha de Racing”. “Era un equipo bastante sólido,
que empezó a encadenar victorias”, sintetiza Levinsky.

Y
antes de cortar su contacto desde Brasil, el periodista recuerda que ese mismo
Chacarita, con varios de los campeones, jugó tiempo después el Trofeo Joan
Gamper y le ganó 2-0 al Bayern Múnich de Beckenbauer, Müller y Maier, y perdió
por la mínima la final ante Barcelona.

El
“Funebrero”, que en 1969 hizo de su cancha una fortaleza con ocho triunfos, dos
empates y solo una derrota, puso su nombre entre los campeones tras bajar a Racing
y River en las instancias decisivas y hoy, a 50 años de aquel hito, los más
grandes les hablan a los más chicos sobre esa estrella. (DIB) RM GL

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad