8.9 C
La Plata
14/05/2021
InicioEconomíaSin tregua para la industria: prevén meses complicados con más cierres y...

Sin tregua para la industria: prevén meses complicados con más cierres y despidos

Publicidad
Publicidad

La Plata, ago 21 (DIB).- La industria bonaerense no repunta,
y tras un primer semestre complejo con cierres de fábricas, suspensiones y
cientos de despidos, desde el sector prevén que se vienen meses más complicados
y reclaman al Gobierno un plan industrial que los ayude a paliar la crisis.

Asfixiadas por las subas de costos, la caída del consumo y
la apertura de las importaciones, son decenas las empresas y pymes bonaerenses de
distintos rubros que este año cerraron sus puertas y dejaron a cientos de
personas sin empleo, mientras que otras tuvieron que paralizar la producción,
lo que resulta un cimbronazo para las economías locales, sobre todo en el
interior.

El presidente de la Asociación de Industriales de la
provincia de Buenos Aires (Adiba), Silvio Zúrzolo, se mostró preocupado por el
escenario actual, sostuvo que la situación se agravó en comparación con los
primeros meses del año y reclamó un plan industrial al Gobierno.

“No aguantamos más. Tenemos que sentarnos urgente en una
mesa con el Gobierno y delinear un plan industrial. Necesitamos acuerdos
productivos, no acuerdos fiscales”, reclamó en diálogo con DIB.

Cabe señalar que según un informe de la Unión Industrial
Argentina (UIA), la actividad industrial se derrumbó un 8,4% en junio, caída encabezada
por el rubro químico y petroquímico (-19,3%), seguido por la industria
automotriz (-13,4%), textil (-10,8%) y metalmecánica (-4,4%).

Para Zúrzolo, en la provincia de Buenos Aires la industria
textil, de calzado y metalmecánica son las más afectadas, pero señaló que en la
actualidad “ningún rubro se salva” de los efectos de la crisis.

En los últimos días generó un fuerte impacto el cierre de la
empresa Extreme Gear, dedicada a la
fabricación de zapatillas para la marca Adidas en Esteban Echeverría, cuando despidió a los últimos 47 empleados. La
firma había llegado a tener 660 empleados en 2008.

La crisis del calzado se trasladó también a Chivilcoy, donde la empresa Paquetá, una de las más importantes del
distrito, que también fabrica para Adidas, decidió licenciar a sus más de 500
trabajadores desde el 28 de septiembre. “La fábrica estará cerrada alrededor de
un mes, a la espera de los kits de la temporada 2019”, detalló al diario La
Razón el dirigente de la Unión de Trabajadores del Calzado de la República
Argentina en Chivilcoy, Juan Marcelo López.

En una situación compleja se encuentra también la fábrica de
calzados Verlop en la localidad
bonaerense de Bolívar, que tras una
serie de retiros voluntarios a finales de julio, quedó con poco más de 30
operarios, cuando llegó a emplear a unos 140 bolivarenses. Asimismo, la
producción cayó de 1500 a 350 pares diarios.

Según los industriales, son varios los factores que
contribuyeron a la crisis actual: la apertura de las importaciones, la caída
del consumo, los aumentos de las tarifas y de los costos de logística y los
altos impuestos. “En promedio, el 45% del costo de un producto se va en impuestos,
mientras que el trabajador recibe el 60% del dinero que la empresa dispone para
cada empleo”, describió Zúrzolo.

 

Empresas paralizadas

La fábrica de motos Motomel,
ubicada en la localidad bonaerense de La Emilia, en San Nicolás, volvió a suspender a los trabajadores por 15 días por
la acumulación de stock ante la caída de las ventas. Pero la medida se da en el
marco de un convenio firmado con la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) con el
compromiso de no realizar despidos.

Mientras que una empresa de ensamblado de motos Zanella, suspendió por dos meses a 75
trabajadores de la planta que la empresa tiene en Mar del Plata, mientras que en lo que va del año ya despidió a 16
empleados.

En esa localidad balnearia, el cierre de empresas pesqueras dejó a 92 trabajadores
en la calle, que el martes pasado reclamaron en el puerto por el pago de sus
indemnizaciones.

Mientras tanto, un fuerte conflicto se desató en el complejo
industrial de Bunge ubicado en el
distrito de Ramallo a fines del mes pasado,
luego de que se concretaran 84 despidos en dos plantas que tiene la empresa: 24
en la fábrica de fertilizantes químicos y 60 en la de aceite. El Ministerio de
Trabajo había dictado la conciliación obligatoria para este último sector.

También a fines de julio la fábrica de productos plásticos Chemton S.A, ubicada en La Reja,
partido de Moreno, cerró y dejó a 60
empleados en la calle.

Mientras que crece el temor por el posible cierre de
Celupaper en San Pedro, donde había acordado 16 retiros voluntarios, pero
apenas terminada la conciliación despidió 8 empleados más.

En tanto, en las últimas horas, trabajadores de la fábrica alimenticia
Canale de Llavallol, en Lomas de Zamora, advirtieron que la producción se
encuentra parada hace una semana y denuncian que no recibieron el pago
correspondiente a julio. (DIB) MCH

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad