11.6 C
La Plata
22/09/2021
InicioPolíticaPanorama político bonaerense: una provincia bajo stress político

Panorama político bonaerense: una provincia bajo stress político

Publicidad
Publicidad

La Plata, ago 26 (Por Andrés Lavaselli, de Agencia DIB).- La
ininterrumpida seguidilla de malas noticias económicas que ensombrecen el ánimo
social sobre todo en el Conurbano, sumada a la eclosión en la calle de nuevos
conflictos sindicales y a la prolongación sin solución a la vista de otros que
a esta altura ya son de vieja data, dibujaron esta semana el contorno de una
Provincia bajo estrés político profundo, con el oficialismo sumido en
alambicados debates electorales y la oposición con un ojo puesto en  las novedades que emanan desde Comodoro Py.

Aunque no llegó a la tapa de los diarios, una de las
novedades que más agitó al equipo político de María Eugenia Vidal fue la
intencionada difusión de una propuesta que el presidente de la cámara de
Diputados, Emilio Monzó, viene formulando a la mesa política de  Cambiemos. Se trata de adelantar las
elecciones a gobernador bonaerense, como parte de un plan más amplio para
conseguir el apoyo al presupuesto por parte de gobernadores opositores, a
cambio de facilitarles el escenario electoral en sus distritos.

Monzó, quien de la mano de Horacio Rodríguez Larreta
recompuso su relación con Vidal hace ya casi un año, sostiene que de esa manera
se potenciaría la figura de la gobernadora y que el oficialismo llegaría a la
elección presidencial con un triunfo previo que mejoraría sus chances. Es un
plan parecido al que impulsa Sergio Massa, que viene pidiendo separar
elecciones de intendentes del resto, a cambio de respaldar el presupuesto
bonaerense para el año próximo.

Vidal mandó a avisar que no respalda la propuesta. Muy cerca
suyo admiten que el plan podría convenirle si se dan ciertas circunstancias,
pero añaden que no está claro que beneficie a Macri. Recuerdan que, en la
primera vuelta de 2015, la perfomance de ella mejoró la de él en la Provincia
yendo en la misma boleta. “Ella no va a hacer nada que pueda perjudicar al
Presidente”, es la síntesis que usan para cerrar la discusión.

Puede que, como dicen, el plan no pase de una elucubración
típica de las mesas de arena electorales. Pero el hecho de que haya sido
formulado ???algo que nadie discute- demuestra no solo la preocupación por el
impacto electoral de la crisis económica. También da cuenta de que, contra lo
que se venía diciendo, en el oficialismo hay sectores que desconfían de la idea
de que habrá una recuperación pasible de ser percibida antes del momento
previsto para ir a las urnas.

Mientras, en lo inmediato, la estrechez económica impide o
posterga las buenas noticias. Es el caso de la paritaria docente que, según
todo parece indicar, se encamina a quedar sin resolución este año. Vidal viene
dando subas a cuenta que algunos meses empardaron la inflación y otros quedaron
por detrás, pero la estrategia de no formular un propuesta de alcance anual ni
habilitar una cláusula gatillo impide cualquier acercamiento.

A eso se suma el ruido político: por momentos el gobierno
identifica a todo el gremialismo del sector con Roberto Baradel, el dirigente
de Suteba y le da trato de oposición partidaria. Lo mismo ocurre con el
conflicto de Astillero Río Santiago, donde el acercamiento del hombre fuerte de
ATE, Francisco Benegas, al intendente kirchnerista de Ensenada, Mario Secco, es
leído en la misma clave partidaria, sin atender a las razones tácticas que
tienen uno y otro para buscar un frente común.

El viernes, dirigentes de esa central dijeron, tras una
reunión con representantes del Ejecutivo, que habían encontrado una vía de
acercamiento tras la violenta jornada del martes, lo que demuestra que no hay
allí posiciones tan irreductibles. El camino será de todos modos arduo: Vidal
acepta no avanzar con despidos, pero en su gobierno no hay un plan para
reactivar el Astillero, acaso porque no creen que eso sea factible o
conveniente en términos económicos.

Mientras, en la oposición la comidilla es la declaración del
valijero José López en el marco de la causa de los “cuadernos”. Como se dijo
aquí, hace varios días que se rumoreaba que el exfuncionario podría implicar a
intendentes bonaerenses en el manejo de los fondos para obras públicas durante
el anterior gobierno, algo que al parecer habría hecho  el viernes, cuando amplió su comparecencia
ante el juez federal Claudio Bonadío.

Desde entonces, 
comenzaron a circular versiones de todo tipo sobre la identidad de esos
jefes comunales y acerca de su pertenencia partidaria, ya que además de a
peronistas, López podría haber involucrado a un oficialista del norte del
conurbano. También se discute si habrá citaciones a Comodoro Py y sobre si son
dos, como se filtró en un principio o varios más los alcaldes que podrían
terminar salpicados.

Como fuere, esos interrogantes serán despejados en los
próximos días, cuando el desenvolvimiento natural de la causa eche luz sobre
ellos. Más arduo será despejar su significado político que tendrá para quienes
queden vinculados: ¿Servirá para abroquelar a esos alcaldes aún más en un
frente común con Cristina Kirchner, la gran protagonista de la  causa o será utilizado para dirimir internas
entre ellos? ¿Incidirá en el temperamento con que encaren las negociaciones con
Vidal? (DIB)

 

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad