23.5 C
La Plata
28/01/2021
Inicio Política Guerra de jueces por juzgado electoral: Kreplak rechazó recusación de Culotta

Guerra de jueces por juzgado electoral: Kreplak rechazó recusación de Culotta

Publicidad
Publicidad

uesta por el Consejo de la Magistratura.

El magistrado citó como argumentos que Culotta, juez federal de Tres de Febrero, es extraño a la jurisdicción de La Plata, a la vez que entendió que la competencia del Juzgado Criminal, Correccional Federal Nº 1, Secretaría Electoral de La Plata, “debe ser ejercida por un sólo magistrado, por tratarse de órgano unipersonal, conforme las normas que estatuyen su competencia”.

Culotta fue designado para subrogar la Secretaría Electoral, mientras que en las causas que son materia criminal o correccional está subrogado el juez federal de La Plata Adolfo Ziulu.

Sin embargo, luego la Cámara Federal declaró la inconstitucionalidad de ese fallo debido a que los magistrados consideraron que el proceso “no debió transitar sin la debida participación del juez Culotta, en procura de sus derechos de defensa en juicio y estabilidad y permanencia en el cargo de juez subrogante, pero también en salvaguarda del debido proceso legal que resulta un derecho constitucional y convencional que los tribunales deben garantizar en todo momento”.

Por ello, ordenó a Ziulu que le dé intervención a Culotta, aunque ese magistrado se excusó y la causa pasó a Kreplak, que ayer fue recusado por Culotta, quien consideró que el juzgado de Kreplak, cercano al kirchnerismo, es el subrogante natural del juzgado electoral tras la excusación de Ziulu, por lo que cualquier decisión que tome “podría estar viciada de parcialidad” por tener un “interés particular en la resolución” y un beneficio que obtendría de la misma.

Para Kreplak, la causal de recusación de interés en el pleito se refiere a intereses económicos o pecuniarios”, o como ha sostenido la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de la Capital Federal, debe entenderse por interés “el provecho, la ventaja, utilidad, ganancia o conveniencia de orden moral o material que el juez puede tener en relación con el objeto litigioso”.

“Ello así, pues no cabe sostener que la intervención como subrogante permita abrigar en el magistrado alguna idea de “ventaja”, “utilidad”, “ganancia” o “conveniencia”, tratándose del ejercicio regular de la función jurisdiccional”, afirmó el magistrado al rechazar su recusación y dar intervención a la Cámara de Apelaciones para que resuelva este planteo. (DIB) 

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad