10.4 C
La Plata
15/06/2021
InicioSociedadExpertos ajustan los relojes argentinos que marcan la hora universal

Expertos ajustan los relojes argentinos que marcan la hora universal

Publicidad
Publicidad

comenzará a las 9 en
un predio del Conicet en la localidad bonaerense de Berazategui. El anfitrión
será Claudio Brunini, director científico del Observatorio Argentino- Alemán de
Geodésico (AGGO, por su nombre en inglés), quien contó a DIB los detalles de
esta cita inédita.

 

¿Cómo se define la hora mundial?

Muchos países del mundo que tienen relojes atómicos de muy
alta precisión, reportan sus datos al Departamento del Tiempo. Ese organismo,
combinando los mejores relojes de diferentes partes, determina la hora
universal.

 

¿Cómo se mejora el funcionamiento de esos relojes?

Hay una tecnología que se va perfeccionando. Son relojes que
funcionan sobre la base de procesos de la física atómica y que son muy precisos
y estables. Pero ningún reloj abandonado a la buena de Dios funciona a la
perfección por los siglos de los siglos. Tienen que tener un mantenimiento y
una comparación con sus pares.

 

¿De qué datos se valen los relojes para dar la hora?

En el pasado, hace unos 30 años, ajustábamos nuestros
relojes mirando al Sol, la Luna, o a las estrellas, porque nuestro reloj
natural era la Tierra. Pero hace muchos años se descubrió que no es un reloj
uniforme: rota sobre sí misma de una manera irregular. Entonces comenzamos a
usar relojes electrónicos, primero los de cuarzo y después los atómicos, que
son más complejos y definen al segundo por una oscilación natural de los átomos
que se repite a sí misma con mucha regularidad. En AGGO tenemos cinco relojes
atómicos que los comparamos entre sí.

 

¿Para qué actividades es necesario fijar tan estrictamente
la hora?

Algunos ejemplos son las empresas que distribuyen
electricidad, para sincronizar sus redes de distribución. También las
transacciones bancarias, donde muy pequeñas diferencias de tiempo generan
grandes masas de dinero, porque las acciones en la bolsa suben y bajan a
millones en milésimas de segundos. Las redes de telefonía, que necesitan
sincronizar sus relojes para que nuestros celulares funcionen bien.

 

Además de AGGO, otros organismos argentinos poseen relojes
similares que brindan sus datos a la oficina mundial. Entre ellos están el
Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y el Observatorio Naval
Buenos Aires, que por ley tiene a su cargo la hora oficial del país.

Argentina posee ???buenos relojes e infraestructura material y
humana???, según Brunini, aunque los mejores dispositivos están en Estados
Unidos, Inglaterra, Alemania y Francia. El aporte nacional a la definición de
la hora mundial es histórico y está protagonizado sobre todo por astrónomos del
Observatorio de La Plata.

???Lo que ha faltado es una mayor interacción entre las
diferentes instituciones argentinas que contribuyen en este trabajo. Ese es el
principal objetivo del encuentro de mañana, donde nos informaremos entre
nosotros y veremos el modo de generar proyectos en conjunto???, concluyó el
director de AGGO. Al encuentro asistirán profesionales del INTI, el
Observatorio Naval, el Instituto Geográfico Nacional, del Ente Nacional de
Comunicaciones (Enacom) y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales
(Conae).

 

 

La platense que ordena el tiempo

 

La astrónoma argentina Felicitas Arias, egresada de la
Universidad Nacional de La Plata, es la directora del Departamento de Tiempo de
la Oficina Internacional de Pesos y Medidas (BIPM, por sus siglas en francés).
Se trata de un puesto de gran prestigio, al que llegó en 1999 a través de un
concurso.

En el transcurso de su carrera, Arias estuvo a cargo de la
dirección científica del Observatorio Naval Buenos Aires y recibió su doctorado
en el Observatorio de París. Desde hace 18 años, es la encargada de dirigir a
un equipo de expertos que reciben datos de todo el mundo para determinar la
hora en el mundo.

???Dentro del equipo, además de ejercer mi rol de líder,
también comparto con mis colegas las tareas de cálculo. No concibo dirigir sin
poner las manos en la masa, emulando de alguna manera lo que oí tantas veces
decir a mi abuela: ???Para llegar a ser director hay que saber hacer??????, dijo la
astrónoma en una entrevista con la revista Viva.

Según anticipó, este año se jubila para dedicar su tiempo a
las actividades que más le gustan: leer, estudiar y cocinar. ???Yo creo que la
vida después de que uno termina la actividad laboral está llena de cosas que
nos esperan y que nos ocupan casi, diría, el mismo tiempo que nos ocupa el
trabajo. Pero con otra perspectiva???, concluyó la experta argentina. (DIB) DG

 

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad