10.3 C
La Plata
18/06/2021
InicioEconomíaBuenos Aires, entre las provincias con mayor "esfuerzo" para tener recursos propios

Buenos Aires, entre las provincias con mayor “esfuerzo” para tener recursos propios

Publicidad
Publicidad

cumán y Neuquén. En el extremo contrario, las
provincias con mínimo esfuerzo fiscal (es decir, que aportan un porcentaje
mucho menor de recursos propios) son Santiago del Estero, San Juan, Chubut y La
Rioja.

El dato bonaerense puede leerse de dos formas, totalmente
antagónicas: la Provincia depende en menor medida de los recursos nacionales
(que, exceptuando a la coparticipación, están atados históricamente de los
vaivenes políticos), pero no tiene más margen para estirar el esfuerzo fiscal
de los contribuyentes. Así lo reconoció en varias oportunidades el ministro de
Economía, Hernán Lacunza: Buenos Aires no puede seguir aumentando la presión
impositiva.

Esta situación encierra otro problema: el máximo esfuerzo
tributario bonaerense se sostiene principalmente sobre Ingresos Brutos (que
supone casi el 75% de la recaudación total), un impuesto que comenzará a
ponerse en discusión en la reforma fiscal que analiza el Gobierno, por las
distorsiones lógicas que acarrea, ya que grava principalmente el consumo y la
actividad económica (una de las máximas preocupaciones del Gobierno nacional),
y no la renta.

 

Reforma

La clave del ranking está en su autor: Paulino Caballero se
encuentra abocado de lleno a la confección del nuevo “pacto fiscal”
entre la Nación y las provincias, que tiene como líneas maestras la reducción
del déficit y de la presión impositiva, y la generación de sistemas fiscales
más equilibrados y autosustentables.

El funcionario enarbola esta idea en cada encuentro del que
participa. Por caso, el ranking aludido fue presentado días atrás en el 20°
Seminario de Federalismo Fiscal, organizado por la Facultad de Ciencias
Económicas de La Plata, evento que fue cerrado por Hernán Lacunza.

En su exposición, Caballero destacó, con respecto al debate
acerca de una nueva ley de Coparticipación, que ???hay que buscar que todas las
jurisdicciones hagan el mismo esfuerzo fiscal y presten la misma calidad de
bienes y servicios para poder alcanzar similares niveles de desarrollo???.

El funcionario plantea dos tipos de desequilibrios fiscales:
el vertical, cuando el Gobierno central maneja recursos superiores a los
niveles de equilibrio mientras que las provincias y municipios se encuentran
mayormente en déficit; y el horizontal, cuando no existe una simetría entre los
gastos e ingresos de las jurisdicciones provinciales.

En el primer caso, grafica que en 2016 Nación se quedó con
el 58,7% de los impuestos recaudados a nivel nacional. Para el segundo caso,
advierte una serie de inconsistencias que pueden imputarse tanto a las
características propias de las provincias (aumento de costos por zona
geográfica, por caso) como a otros aspectos directamente relacionados con la gestión
de los recursos.

 

Ajustes y negociaciones

En ese marco, el Gobierno nacional lleva meses negociando
con las provincias la confección de un nuevo pacto fiscal que incluya, además,
la discusión de una nueva ley de Coparticipación. Por si faltara agregar algún
condimento, las conversaciones están atravesadas por la pelea por el destino
del Fondo del Conurbano, unos 55 mil millones de pesos que Buenos Aires quiere
recuperar, pero que deberían ser retraídos del resto de las jurisdicciones.

El propio Caballero dio semanas atrás una pista de cuáles
son las pretensiones del Gobierno: cambiar el actual esquema de coeficientes
fijos de coparticipación hacia otro móvil, que tenga en cuenta “la
capacidad tributaria o matriz productiva” de cada provincia. “Es
necesario determinar qué bienes y servicios va a prestar cada nivel de gobierno
pero al mismo tiempo la posibilidad de recaudación de cada uno”, indicó.
De este modo, los recursos que le correspondan a cada provincia variarían según
sus indicadores económicos. El esquema en estudio se complementa con la reforma
impositiva, que tendrá como principal víctima, a nivel provincial, a los
Ingresos Brutos.

Todavía no está claro cómo este nuevo esquema podría
impactar en las cuentas bonaerenses. La Provincia es un distrito
“único”, según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal
(Iaraf): relegada en el reparto de la Coparticipación si se tiene en cuenta la
distribución por habitante (recibe menos de 8 mil pesos per cápita y está a la
cola del ranking), su posición mejora sensiblemente con el reparto de
transferencias corrientes. Es decir, que si a estos recursos, que se manejan de
forma “discrecional” (sin mediar ningún tipo de índice de reparto) se
los distribuiría vía coparticipación estaría aún peor.

En este punto, cabe aclarar que si se ponderan estos índices
según la variables pesos/habitante, Buenos Aires aparece en el último lugar de
todos los indicadores.

Los datos de Iaraf fueron elaborados en base al Presupuesto
2017, pero podrían modificarse radicalmente según cómo avance el pacto fiscal. La
decisión de la Corte Suprema sobre el Fondo del Conurbano también tallará
profundo en este aspecto. (DIB) JG

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad