14 C
La Plata
12/04/2021
InicioPolíticaPanorama político bonaerense: Las dos certezas del comienzo

Panorama político bonaerense: Las dos certezas del comienzo

Publicidad
Publicidad

sa a la que Cambiemos supone harta del sentido común progresista
que funcionó como una suerte de piso compartido del discurso político
mayoritario de los últimos años. Es la misma lógica detrás del endurecimiento
de la posición ante los piquetes.

Se
trata, al mismo tiempo, de un movimiento significativo en la economía del poder
interno de la coalición gobernante: Bullrich es un hombre de Mauricio Macri,
que se impuso como primer candidato a Gladys González, una pieza que el jefe de
Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, mueve en el tablero bonaerense, estelarizado
por otra invención política suya: María Eugenia Vidal. La gobernadora y el
ministro, se sabe, mantienen relaciones tensas desde que se sucedieron en el
Ministerio de Acción Social del Gabinete porteño del ahora Presidente.

Si,
como creen con más énfasis en el gobierno nacional que en el provincial, Cambiemos
se impone por buen margen en octubre, entonces la elección de Bullrich
adquirirá pleno sentido: será un hombre de Macri quien haya derrotado al
peronismo por cuarta vez en la provincia. Lo que equivale a decir que Vidal no
será la única carta de triunfo en el bastión de la oposición. Si se proyecta a
2019, no se trata de un dato menor. Es, eso sí, una confirmación indirecta de
la centralidad política de la Gobernadora bonaerense.

Cristina
Fernández de Kirchner, que comenzó ahora a jugar su intento de retornar al
poder en 2019, parece creer lo mismo. Contra lo que pudiera parecer, ella no
hizo un planteo comunicacional tan novedoso: su campaña de 2015 transcurrió sin
grandes actos masivos, con uso intensivo de las redes sociales y búsqueda de
contacto ???directo??? con los votantes. Ni hablar de la exclusión del PJ de su
frente electoral. En 2005 hizo exactamente lo mismo y venció a Hilda ???Chiche???
Duhalde por más de 20 puntos. Uno de sus coroneles en esa pelea fue Florencio Randazzo.

Aunque
los escenarios no son trasladables mecánicamente, Cristina aparece, como
entonces, apoyada por el poder territorial de la tercera sección electoral,
especialmente el que surge de La Matanza. Y, a diferencia de entonces, se
alista a ???trabajar??? políticamente la provincia desde la oposición. Lo que queda
claro es que cree que ese territorio es la llave de su resurgimiento y que
Vidal puede ser su rival de fondo. De ahí, la decisión de poblar las listas
seccionales del Conurbano con incondicionales históricos de peso político
propio.

Esa
jugada no tiene pronóstico sencillo: CFK probablemente pierda por mucho en el
interior (tal vez con excepción en la segunda sección) que elige gran cantidad
de legisladores, lo que complicaría el plan. La Legislatura, por cierto, está
en el centro de las miradas. Es el territorio donde Sergio Massa expresó su
alianza estratégica con Vidal. Ahora, la gobernadora podría ver aumentada allí
su fuerza propia. Massa, en  cambio,
podría verla reducida, porque renuevan los legisladores que entraron empujados
por la victoria de 2013, aunque algunos ya se le alejaron.

Pero
la posición de Massa ???y con menor intensidad, la de Randazzo- se entiende mejor
si se los ubica en un escenario que las encuestas definen hoy como tripartito,
aunque de un modo específico: un tercio del electorado está alineado con CFK
(que tiene un piso alto pero un techo bajo), otro con Cambiemos (que debe
superar la prueba de la transmisión de capital político-simbólico de Vidal a Bullrich)
y, el tercero, difuminado entre Masa (de modo predominante), Randazzo y la
izquierda, especialmente el FIT.

Esa
tripartición imperfecta explica, por lo demás, la dinámica de la primera semana
de campaña, que seguramente se profundizará de ahora en más. Cambiemos y UC
(Bullrich y Cristina), que por lo mismo que tienen sus espacios más
consolidados no pueden perforarse entre sí, buscan lo que se falta para ganar
en el tercio restante. Massa y Randazzo denuestan la corrupción y el ajuste,
que funcionan como dos eufemismos de quienes pueden licuarles la elección.
Sobre todo en octubre, cuando vuelva a tallar el conocido ???voto útil???. (DIB) AL
 

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad