Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


18:53 - 16/07/2017

Cercanía y un ojo puesto en el bolsillo, los ejes de una campaña diferente

(como sucedió ayer) y buscará mostrar cercanía con la gente.

La estrategia girará sobre tres ejes: el aprovechamiento de la imagen positiva de la gobernadora María Eugenia Vidal, el anclaje en la gestión y la muestra de “equipo”.

La mandataria será la figura estelar de una campaña que se estima corta: aprovechará cada aparición para mostrarse con sus principales candidatos, con el objetivo de lograr la tan ansiada “transferencia” de simpatías a postulantes que, a priori, no son masivamente conocidos.

Esta falencia es justamente la que se buscará tapar con la apelación al equipo y al sello electoral. Un indicio ya se vio en los diseños preliminares de la boletas: allí aparecen las fotos de varios candidatos de cada categoría, todos juntos y en pie de igualdad. El sello “Cambiemos”, en tanto, se lee casi tan grande como el nombre de Esteban Bullrich, quien encabeza la lista. Los números avalan la estrategia: el nombre del frente llega a medir hasta ocho puntos más que el del candidato estrella.

La novedad de esta campaña para Cambiemos será la gestión, puesto que es la primera vez que se encuentra en posición de tener bajo su control al Estado nacional, provincial y de la Ciudad. Hacia allí se dirigirán los ya tradicionales timbreos, según la línea bajada por los principales estrategas de campaña, los jefes de Gabinete nacional, Marcos Peña, y bonaerense, Federico Salvai, con la participación del ecuatoriano Jaime Durán Barba.

Semanas atrás, DIB dio cuenta de un adelanto de esta estrategia en la agresiva campaña de recorridas que el oficialismo encargó a los legisladores bonaerenses. Diputados y senadores caminaron las diferentes secciones electorales visitando obras de infraestructura financiadas por la Provincia, con el objetivo de evitar una “guerra de cartel” con intendentes de la oposición, y mostrarse cerca de los vecinos que recibirán el beneficio directo de las mismas. Por allí pasará el grueso de la estrategia oficial.

 

Cambio drástico

El kirchnerismo cambió, después de 15 años, su sello y denominación electoral, al tiempo que se desprendió del PJ. Aunque el giro obedeciera a estrictas razones políticas (esquivar una interna con Florencio Randazzo) estuvo acompañado de una profunda modificación de los modos de llevar adelante la campaña.

Este giro copernicano, que algunos atribuyen a la influencia del ecuatoriano Vinicio Alvarado Espinel (una suerte de contracara de Durán Barba que apareció solo al principio de la constitución de Unidad Ciudadana) se evidencia principalmente en el tono más mesurado de los discursos, su despolitización y la apelación permanente a la economía y su impacto en los sectores medios y bajos.

Desde adentro del espacio reconocen que se trata de “una campaña distinta”: es la primera fuera del poder y se encuentra mucho más profesionalizada que las anteriores, donde la línea era definida por los discursos de la entonces presidenta, replicados muchas veces sin una dirección clara por los dirigentes y militantes.

La viga central de la campaña será la apelación constante a las “víctimas del modelo”. Así se explican los actos de Sarandí y el del viernes, en Mar del Plata, y las diferentes recorridas de candidatos por fábricas, barrios y centros culturales. “En ninguna de esas ocasiones habla el candidato. Aparece en primer plano, sí, pero la palabra es la de la gente”, explica uno de los intérpretes comunicacionales de la campaña kirchnerista. El encuentro con despedidos de Zárate y la llamada al panadero “viral” de Santiago del Estero son dos muestras de ello.

Ser “la voz de la mayoría” para “enviarle un mensaje al Gobierno”, así se resume en el campamento K, que desde el minuto 0 salió a la conquista de las redes sociales, territorio donde Cambiemos se mueve con comodidad. Desde un canal oficial de Telegram, todos los días se difunden banners y consignas que luego son replicados de a miles por dirigentes y militantes. La guerra de hashtags comenzó.

 

Dos ejes centrales

El frente “1País” es la fuerza que más kilometraje de campaña acumuló este año. Sergio Massa y Margarita Stolbizer se dedicaron los últimos meses a recorrer el interior bonaerense para reunirse con diferentes sectores y acomodar su propia tropa.

Allí comenzó a testear el formato de campaña que hoy utiliza, con eje en la economía y la inseguridad. Desde el comando de “1País” juran que, salvo casos excepcionales como la “crisis de los fueros” a raíz del pedido judicial contra Julio De Vido, los candidatos no se moverán de esas temáticas. Para ello expondrán dos propuestas centrales: el plan “Bajemos los precios”, un paquete legislativo para reducir la carga fiscal a productos de primera necesidad, y la plataforma “Alerta Buenos Aires”, un botón antipánico ante casos de inseguridad.

Aunque más afecto a los actos tradicionales, Massa buscará también dar señales de cercanía, y replicará en el Conurbano el formato de su gira interior: encuentros con comerciantes y vecinos en centros barriales para presentar sus propuestas y dialogar con ellos “sin intermediarios”. El líder renovador y Stolbizer llevarán la campaña por separado para ampliar el alcance territorial, aunque habrá ocasiones en los que se los verá juntos. Sus principales dirigentes y candidatos se repartirán en cuatro grupos para reforzar las recorridas.

 

“Cumplir”

Sobre Florencio Randazzo se cierne la incógnita más grande de la campaña: fue el último en hablar en público y en definir su candidatura, que tambaleó en las horas previas al cierre.

Con todo, la clave del exministro del Interior pasará por posicionarse como un candidato que “cumple” con su palabra, a raíz de los dos “no” (en 2015 y 2017) que le dio a su exjefa política.

En su entorno aseguran que encararán una campaña “austera” y “de cercanía”. Sin demasiados actos como el del viernes en Bolívar, los candidatos se dedicarán a participar de charlas sectoriales: lo hizo Florencia Casamiquela (dos de la lista de Senadores de Randazzo) con las mujeres ferroviarias, y lo repetirán varios candidatos con los sectores gremiales que apoyan al chivilcoyano.

Habrá una apuesta fuerte al interior bonaerense, aunque por ahora es una incógnita el rol que adoptarán los intendentes, que tanto peso tuvieron en la recta final de las definiciones electorales. Por ahora, salvo el candidato “Bali” Bucca, el resto acompaña pero no gesticula. (DIB) JG

21:51 - 16/12/2017
La CGT va al paro el lunes contra la reforma jubilatoria de Macri

La Plata, dic 16 (DIB)-. El Consejo Directivo de la CGT anunció que el lunes, a partir de las 12 convocará un paro general de actividades por 24 horas, en rechazo a la propuesta de bono lanzada por el Gobierno para compensar los desfasajes que se generen con la aplicación de la nueva fórmula contenida en el proyecto de reforma previsional. Según conformaron fuentes de la CGT, la medida de Leer nota >

21:48 - 16/12/2017
Panorama político bonaerense: El espejo roto de Vidal

La Plata, dic 16 (Por Andrés Lavaselli / De la redacción de DIB).- Como si fuera un espejo roto, que refleja de modo imperfecto lo que ocurre en el escenario nacional, la Legislatura bonaerense fue el centro de una jornada cargada de tensión, con represión y actuaciones extemporáneas, pero con un resultado diferente al del Congreso. Aquí el oficialismo evitó el precedente de una unifi Leer nota >

16:42 - 16/12/2017
PJ Bonaerense: mañana quedará consagrado Menéndez como nuevo presidente

La Plata, dic 16 (DIB).- Los afiliados del Partido Justicialista (PJ) bonaerense irán mañana a las urnas para elegir a la nueva conducción provincial, pero sólo será un mero acto formal para evitar la intervención judicial porque el peronismo de la provincia de Buenos Aires logró conformar una lista de unidad que encabeza el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez.Al vencer el mandato del ex Leer nota >