Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

El hombre primitivo podría proceder de Europa y no de África

Los linajes evolutivos del chimpancé y del ser humano se separaron probablemente en Europa y no en África, como a menudo se piensa. Además, este proceso podría haber tenido lugar cientos de miles de años antes de lo que hasta ahora se suponía.

A estas conclusiones, publicadas por la revista científica "PLOS One", ha llegado un equipo de investigación del Centro Senckenberg de Evolución Humana y Paleoambiente (HEP) de Tubinga (Alemania) después de reexaminar dos hallazgos fósiles y de singularizar las antiguas condiciones ambientales en las que se encontraron dichos restos.

Por el momento no existen datos concluyentes que permitan determinar cuándo y dónde se desarrollaron los primeros antepasados del hombre. En la actualidad el chimpancé es el "pariente" más cercano del hombre y muchos expertos consideran que sus linajes evolutivos se bifurcaron hace entre cinco y siete millones de años en África.

 

Datos de “Greco”

Este es, sin embargo, un dato que pone en cuestión el equipo de investigación del HEP liderado por Madelaine Böhme. Para ello, analizaron los restos del homínido Graecopithecus freybergi, al que pertenece tanto el hombre como los simios antropomorfos.

Los fósiles del bautizado como "Greco", una mandíbula inferior encontrada en Grecia y un diente hallado en Bulgaria, han permitido a los científicos presumir que el Graecopithecus constituye un tipo de hombre primitivo desconocido hasta el momento.

Los investigadores presumen que la separación de linajes evolutivos entre el ser humano y el chimpancé se pudo producir antes de lo pensado y, posiblemente, no en África, sino en el Mediterráneo oriental.