Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

Fitosanitarios: para aplicarte mejor



A fines de marzo se realizaron reuniones técnicas en Balcarce, Tres Arroyos, Daireaux y Chacabuco con el objetivo de capacitar a los agrónomos en calidad de aplicación de agroquímicos. Se trató de la primera actividad llevada a cabo por el Ciafba.  

Por Juan Berretta / Con cuatro jornadas de capacitación en calidad de aplicación de fitosanitarios distribuidas en distintas zonas de la provincia, el Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de Buenos Aires llevó a cabo su primera actividad oficial. La actividad tuvo como objetivo brindar lineamientos técnicos y legales sobre una temática muy sensible a los ojos de la sociedad, y también dejar en claro a dónde apunta el Ciafba: todos los caminos conducen a las Buenas Prácticas Agrícolas.

Fueron 470 los ingenieros que se inscribieron y participaron de las capacitaciones, que fue organizada por el Ciafba y las asociaciones de agrónomos que funcionan en el territorio provincial, y que contaron con el apoyo del ministerio de Agroindustria bonaerense, y que se llevaron a cabo los últimos días de marzo en Balcarce, Tres Arroyos, Daireaux y Chacabuco. "La respuesta ha sido muy buena, se trató de una actividad destinada solamente a profesionales y apuntada a la aplicación de fitosanitarios en áreas periurbanas, siguiendo las pautas que marca la Resolución 246", explicó el ingeniero Fidel Cortese, presidente de la Región Sur del Ciafba.

Si bien la implementación de la resolución se pospuso un año, el Colegio decidió organizar esta actividad porque considera fundamental capacitar a los agrónomos en el tema. "Hoy se necesitan capacitaciones específicas para poder realizar aplicaciones en algunas áreas, así lo marca la resolución, como son las zonas cercanas a las ciudades, a los cursos de agua, a las escuelas rurales, por ejemplo. Lo que hicimos fue adelantarnos, y comenzar a marcar esos lineamientos para que cuando la resolución se implemente los profesionales ya tengan los conocimientos necesarios", completó.

 

Módulos

Las jornadas se extendieron de las 9 hasta las 17 y constaron de tres módulos. En los dos primeros se abordaron todas las cuestiones técnicas. A cargo de la disertación estuvo el ingeniero Esteban Frola, un especialista en la materia, quien se refirió a los distintos aspectos de las aplicaciones: qué hay que tener en cuenta para hacer las cosas en forma correcta, el control de la deriva para evitar contaminación, características de los equipos pulverizadores, las regulaciones, las mezclas, etc.

El tercer y último módulo estuvo orientado a los aspectos legales de las aplicaciones periurbanas y estuvo a cargo de técnicos del ministerio de Agroindustria. Se repasaron las leyes vigentes, el rol de la receta agronómica, la responsabilidad legal de los ingenieros agrónomos, los aplicadores y los productores. Y todo lo relacionado con las áreas de amortiguamiento, que son las periurbanas: la definición del área, las zonificaciones, cómo se lleva adelante la fiscalización y cómo se procede ante denuncias de malas aplicaciones.

"Nosotros entendemos que la Resolución 246 es realmente superadora a todo lo que hay hoy vigente, y si bien hubo muchas presiones para que no se implemente y se pospuso un año, la idea nuestra es seguir trabajando en el mismo sentido. Esta capacitación se realizó como si estuviera en vigencia la ley", indicó Cortese.

El ingeniero tresarroyense explicó: "Todo va para el lado de las Buenas Prácticas Agrícolas, pretendemos hacer aplicaciones controladas, y si bien las indicaciones están focalizadas en áreas periurbanas, nuestra intención es transpolarlas a todas las áreas. ¿Por qué vas a tomar los recaudos para llevar a cabo una aplicación bien hecha cerca de la ciudad y no te vas a preocupar en hacer bien las cosas en otro sector?", se preguntó con lógica.

 

Hasta el año que viene

El 18 de febrero, el gobierno bonaerense dejó sin efecto la resolución 246 que determinaba pautas para el uso de agroquímicos desde el primer día de 2019. La norma, bien ponderadas por los agrónomos, había cosechado rechazos de distintos sectores, desde los que se señaló que se trataba de una medida de carácter general y sin parámetros concretos para limitar la aplicación de fitosanitarios.

Con fuertes críticas, unas 300 organizaciones sociales, educativas y de derechos humanos emitieron a mediados de enero un duro comunicado para oponerse a la norma al señalar que "debilita el ya débil control del Estado, al delegar en los ingenieros agrónomos contratados por las empresas y los privados que requieren la aplicación de agrotóxicos, la decisión de con qué y cómo fumigar".

Por la resistencia de varios sectores el Ejecutivo resolvió suspender la vigencia por un año de las mismas pautas dictadas por Agroindustria para "poder trabajar -durante este tiempo- en forma precisa, eficiente y detallada, y a su vez optimizar las condiciones de operatividad con los Municipios suscriptores del convenio".

Para la labor previa a la implementación, el Gobierno también resolvió crear "un equipo de trabajo técnico multidisciplinario e interinstitucional con el objeto de elaborar un protocolo específico de aplicación para zonas de amortiguamiento".

Estos sectores son los lotes contiguos a áreas urbanas, las zonas residenciales extraurbanas y áreas de población dispersa; los márgenes de cursos de agua o cuerpos de agua y zonas de bombeo; los establecimientos educativos; las áreas de esparcimiento; y las reservas naturales.

Según detalló el gobierno bonaerense, un total de 41 municipios ya habían celebrado el convenio con Agroindustria para "poder ejercer el control de las aplicaciones en las zonas de amortiguamiento".

 

 "Se trató de una actividad destinada solamente a profesionales y apuntada a la aplicación de fitosanitarios en áreas periurbanas".

 

Agroquímicos, medio ambiente y sociedad

 

Por Edgardo Herrera / Presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de Buenos Aires

 

La abogada del Foro ecologista de Paraná, Entre Ríos, planteó para que la Justicia declare inconstitucional el decreto que permitía la fumigación en el territorio, la siguiente frase: "La Sociedad Rural, la Bolsa de Cereales, el Colegio de Ingenieros Agrónomos, entidades que tienen una mirada sesgada y solamente piensan en el rinde económico de la producción, piensan que este amparo es contra ellos".

Creo que nos da una pista por dónde debe pasar nuestra explicación del uso de agroquímicos y que los argumentos económicos, más allá de su dureza y razón, no siempre convencen a la sociedad.

La utilización de agroquímicos en la producción agropecuaria actual, es una necesidad del sistema productivo, hoy la agronomía está trabajando y ensayando otros sistemas productivos menos invasivos con el ambiente y es imprescindible que transitemos esos caminos. De hecho la agronomía ha ido minimizando el impacto en el medio, si comparamos los últimos 30 años, veremos el menor uso de dosis de agroquímicos, la utilización de principios activos (químicos) de menor acción tóxica, la menor cantidad de productos liberados, el avance de las aplicaciones, etc.

También la agronomía está trabajando, investigando y utilizando distintos métodos productivos, se investiga el uso de productos biológicos para controlar plagas, la utilización de bacterias que degradan las moléculas de los agroquímicos convirtiéndolas en moléculas más simples que la naturaleza transmuta rápidamente, sistemas orgánicos y agroecológicos de nada o poca utilización de químicos.

La transformación no será instantánea, cualquier innovación de sistemas productivos lleva tiempo, esfuerzo y estudio, incluyendo la apreciación del consumidor que está acostumbrado a ver alimentos brillantes, perfectos e iguales en las góndolas, cosa que las producciones de bajo consumo de agroquímicos no lo son.

Los Ingenieros Agrónomos somos los responsables de ese cambio, nos involucramos en lograr la producción de alimentos cada vez más sanos, nos ocupamos de experimentar, probar y aplicar Prácticas Profesionales Agronómicas, de hacerlas extensivas a los productores para lograr un ambiente más sano y sustentable.

Generar miedo o pánico en la sociedad, no nos lleva a buen puerto. Nunca el miedo llevo a la sociedad por buenos caminos; la educación, las distintas opiniones, la discusión, el intercambio entre los distintos sectores sociales, nos llevara a buen puerto, el terror nos hace recluirnos y encerrarnos en oscuras ideologías.