Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

Diez destinos para Semana Santa


TILCARA

Con casas de adobe, calles empinadas y la mayor capacidad hotelera de la región, Tilcara, ubicado en el centro de la quebrada de Humahuaca, a unos 85 km de San Salvador de Jujuy, se caracteriza por tener arraigadas sus costumbres prehispánicas como las celebraciones comunitarias. Mientras que muchos se inclinan por cabalgatas, recorridos en mountain bike o excursiones en 4x4 al cerro Morado, otros viajeros optan por ir hasta la denominada Garganta del Diablo, una unión de dos ríos que produce una zanja pronunciada y una cascada de varios metros de altura.

La población debe su nombre a la antigua etnia de los omaguaca, y su parcialidad zonal: los tilcara. Su trazado urbano y varios de sus edificios datan de la época de la Colonia. Zona de coloridos carnavales, la visita obligada está a un kilómetro de la ciudad: el Pucará, una fortificación que los aborígenes construyeron en la cima de la montaña y que utilizaban para vigilar la Quebrada. La fortaleza edificada hace más de mil años, aún conserva decenas de construcciones realizadas piedra sobre piedra.

En esta fecha los jujeños expresan sus creencias más sinceras y dejan traslucir viejas costumbres y tradiciones históricas que, en localidades como Tumbaya y Tilcara están bien marcadas. Algunas familias comienzan a preparar sus ermitas varios meses antes y en riguroso secreto, ya que esta es una tradición que los viejos trasmiten a los más jóvenes de la mejor manera posible: haciendo y compartiendo. Pero los festejos de los que participan miles de viajeros comienzan el domingo con los peregrinos que habían partido del santuario de la Virgen de Copacabana, ubicado en el Abra de Punta Corral, y regresan a Tumbaya con la Virgen en andas. Luego llega a Tilcara tras una larga procesión entre los cerros, acompañada con bandas de 1.500 de sikuris.

 


ROSARIO

Nacida gracias al sueño de muchos, sin un fundador que haya pasado a la gloria y una fecha concreta, Rosario comenzó a ser poblada en el siglo XVII en el desvío del Camino Real hacia Córdoba o a Paraguay, y así se desarrolló, sobre todo a fines del siglo XIX, con el surgimiento de la ganadería y la agricultura, por su importancia como puerto y por la llegada de gran cantidad de inmigrantes.

La ciudad, que está sobre la margen derecha del Paraná y comparte con Entre Ríos sus islas, tiene de todo, con joyas arquitectónicas, el Monumento a la Bandera, y una movida cultural única. Y para Semana Santa, cada año se prepara para recibir un aluvión de viajeros, con propuestas religiosas, gastronómicas y recreativas.

Las celebraciones incluyen diferentes actividades, aunque muchos de los visitantes aprovechan esos días para realizar el tradicional “Recorrido por las siete iglesias”, un itinerario que abarca la catedral y seis templos del centro de la ciudad. Este paso a paso permite abordar la espiritualidad del catolicismo de la mano del arte, la arquitectura y la historia local.

Si el viaje es con niños, Rosario tiene muchas opciones. Se destacan el Tríptico de la Infancia, un proyecto pedagógico que está integrado por La Granja de la Infancia, El Jardín de los Niños y La Isla de los Inventos, y que incluye diferentes actividades recreativo-didácticos para todas las edades. Además, un infaltable es el Parque de la Independencia, ideal para pasear y dar una vuelta en los botes a pedal por el laguito, mirando los peces que suelen asomarse bajo la superficie y las tortugas de agua tomando sol en las costas de la islita.

 


CHICOANA

Rodeada de imponentes cerros verdes, valles fértiles, la tradición gaucha, su historia, la calidez de su gente hacen de Chicoana, a 30 kilómetros de Salta capital, un lugar por descubrir. Antiguas casonas, la tradicional plaza y la hospitalidad de su gente dan una magia especial a este pueblo que tuvo cierta importancia dentro del Valle de Lerma, ya que fue uno de los primeros lugares donde se instalaron los españoles tras llegar al actual territorio argentino. De hecho, en su suelo se celebró la primera misa en territorio argentino, allá por 1536, y eso aún lo hace especial en épocas como Semana Santa.

La Semana Santa se constituye en uno de los momentos más emotivos de las celebraciones religiosas de Chicoana. Poder recorrer el pueblo en su multitudinario Vía Crucis junto al Cristo Crucificado y la Virgen Dolorosa, es una sensación difícil de olvidar. En este contexto, se puede conocer la Iglesia San Pablo, una de las más pintorescas de Salta. En su interior se encuentran obras de artes de la época hispana como pinturas cuzqueñas del siglo XVIII, además del Cristo crucificado y La Dolorosa, del siglo XIX. La imagen de la Virgen del Carmen, su Santa Patrona, es venerada en esta iglesia.

Ya sea a caballo o en bici, la recorrida por la Quebrada de Escoipe y la Cuesta del Obispo son dos imperdibles de la zona. Esta última, es una de las rutas más hermosas del país, que sube desde los 1.200 metros del pueblo hasta los 3.348 del paso en la montaña por donde la ruta baja, después, a los Valles Calchaquíes. El camino sigue la quebrada de Escoipe, que se transforma kilómetro a kilómetro, a medida que se gana altura, de selva tropical en áridas montañas, donde sólo crecen los cardones.

 


TAFÍ DEL VALLE

Entre curvas y contracurvas, subidas y bajadas, uno llega a Tafí del Valle, una excelente alternativa para disfrutar de interesantes paseos y excursiones a través de altos cerros, frescos valles, distintas vertientes de agua o en medio de plantíos frutales. Bautizado por los Diaguitas como “el pueblo de la entrada espléndida”, este poblado de Tucumán vive la Semana Santa de una manera especial.

Para los amantes de la historia religiosa, se puede visitar la Capilla de La Banda, y así regresar al pasado jesuita de los principios del 1700. De estilo colonial del siglo XVIII, es un museo que exhibe objetos históricos, culturales, arqueológicos y religiosos. Pero además, los devotos católicos y aquellos que sólo quieren disfrutar de un imponente espectáculo, pueden presenciar la representación de la Pasión de Cristo, una obra conmovedora en un escenario de Valles y Cerros. La Pasión revive las últimas horas de Cristo y se realiza al aire libre en un entorno natural que le otorga un gran realismo a la escenificación, representada por más de un centenar de actores.

También se destacan en la ciudad la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, que data de 1895 aunque ha sufrido varias reformas, la Quebradita y el dique la Angostura, ideal para la pesca del pejerrey y la práctica de deportes náuticos. Además cuenta con varias reservas arqueológicas, muchas de ellas casi inexploradas.  En tanto, el Museo de Mitos y Leyendas a tan sólo 7 kilómetros del centro, exhibe el patrimonio cultural de los antiguos habitantes de la región.

 


CURA BROCHERO

Casas bajas, calles limpias, la tradicional plaza central, un río que cruza la ciudad y las sierras que la enmarcan. Así es Villa Cura Brochero, quien debe su nombre al Cura Gaucho que llegó hasta esta localidad cordobesa. Venía de Córdoba, de ayudar a los enfermos de una epidemia de cólera que dejó unos 4000 muertos, y llevó a cabo su misión evangelizadora en la zona de Traslasierra.

Ubicada entre las Cumbres de Achala en el Valle de Traslasierra, a orillas del río Panaholma, recibe a cada verano a miles de viajeros que buscan en sus aguas desintoxicar el organismo y una relajación total. Además, se pueden hacer actividades como trekking, cabalgatas o excursiones a la Quebrada de San Lorenzo, donde se encuentra una antigua asentamiento comechingón y un balneario para pasar el día. 

Sin embargo, por el legado de José Gabriel del Rosario Brochero, es un sitio ideal para el turismo religioso, donde los viajeros pueden participar en actividades como visitar la plaza Centenario, donde se aprecia, en todo su esplendor, una estatua de bronce en honor al santo cordobés. Asimismo, se puede realizar un recorrido por el Museo Brocheriano, que cuenta con 16 salas de exposición permanente. La muestra incluye una visita a la Capilla de la actual Casa de Ejercicios y el Oratorio donde se encuentran los restos mortales de Brochero.  Además, en Semana Santa habrá una serie de actividades que le dará al poblado un entorno especial.