Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

Tres parques de atracciones donde nunca querrías jugar


Spreepark

En 1969, la República Democrática Alemana (RDA) construyó su primer parque de atracciones en Plänterwald (Treptow). Este “parque cultural”, como también se llamaba, fue el único parque de este tipo en la Berlín del Este. Su atracción más característica era la noria de 45 metros de altura, que podía verse desde lejos y que se renovó aún en 1989. Después de la caída del Muro, el parque se adaptó a los costosos estándares del Oeste, pero el encarecimiento de las entradas disminuyó el número de visitas, hasta que en 2001 la empresa privada que lo gestionaba se declaró insolvente. Desde entonces, el recinto se encuentra abandonado y en ruinas, y es objeto de vandalismo. Desde 2016, el Grün Berlin GmbH es responsable del parque y está desarrollando un nuevo tipo de parque de recreo.

 


Thuy Tien Lake

Este parque acuático de Vietnam se construyó en 2004 y fue inaugurado antes de ser terminado, lo que no se convirtió en una estrategia comercial exitosa. Pero en un extraño giro de los acontecimientos, desde su clausura y abandono, este sitio paso a ser un “boom” turístico. Los toboganes están ya cubiertos casi al completo por ramas y hojas, además de óxido. Las piscinas están llenas de algas. Este parque tenía tres cocodrilos en una de las piscinas que los ciudadanos de allí alimentaban. Ubicado a ocho kilómetros de la ciudad, no es de fácil acceso, pero una vez allí, los visitantes pueden sorprenderse al encontrar un “guardián” que cobra una entrada en la puerta como requisito para acceder al sitio fantasma. La foto más destacada del lugar es la de un gigantesco dragón en su lago principal, la cual se hace más impresionante por su estado en ruinas.