Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

Los síndromes sensitivos centrales y el problema de deambular sin diagnóstico

Los denominan síndromes del “dolor incomprendido”: fibromialgia, síndrome de fatiga crónica y sensibilidad química múltiple son enfermedades que “no se ven pero que se sienten”, y pese a que afectan a unas 2 millones de personas en el país, la mayoría de los pacientes que las sufren aún deambulan por los consultorios sin un diagnóstico certero.

Incluso hasta hace tan solo unos años estos síndromes eran atribuibles únicamente a factores psiquiátricos, mientras que ahora se plantea la necesidad de un abordaje multidisciplinario. 

Por eso, por primera vez en la Argentina y organizado por la Asociación Fibroamérica, reumatólogos, neurólogos, psiconeuroinmunoendocrinólogos, especialistas en clínica médica, medicina interna, psiquiatría y en medicina biológica molecular, se reunieron en un encuentro científico denominado “Simposio Interdisciplinario de Fibromialgia. El dolor incomprendido”, no sólo para dar mayor visibilidad a este grupo de enfermedades sino también compartir información con otros médicos desde distintos abordajes y de ese modo propiciar la visión de los pacientes como un todo. 

Según explicó Gloria Pizzuto, médica especialista en Clínica médica, Medicina Familiar y en Psiconeuroinmunoendocrinología, “toda situación adversa o de alegría que las personas viven quedan guardadas en el cerebro, en esta estructura llamada hipocampo, donde está el recuerdo de toda nuestra vida; el estrés daña esa estructura y entonces van quedando sellos químicos que más tarde o más temprano hacen entrar a la persona en un estrés crónico que produce un desorden químico que deriva en distintas patologías”.

De acuerdo a Pizzuto, quien además es presidenta de la Fundación Sud Americana de Fatiga Crónica y Fibromialgia, “para llegar al diagnóstico de los síndromes sensitivos centrales se hace una consulta de más de una hora en donde se habla con el paciente para saber qué hecho puede haber desencadenado la enfermedad”, luego se pide una medición de los neurotransmisores y también de enzimas.

“A partir de este abordaje surge el tratamiento para cada pacientes, que es único ya que la medicación tiene que ser acorde a la alteración metabólica que hubo”, explicó.

 

SÍNTOMAS EN COMÚN

Los síndromes sensitivos centrales incluyen la fibromialgia (FM), el síndrome de fatiga crónica (SFC) y la sensibilidad química múltiple (SQM), son tres entidades separadas que tienen síntomas en común. 

El síndrome de fatiga crónico puede estar solo o en un 8 por ciento acompañado de fibromialgia. Se estima que solamente en la Argentina cerca de 2 millones de personas padecen alguna de estas tres enfermedades, que afectan mucho más al sexo femenino, en una proporción de 8 a 9 mujeres por cada hombre. 

Por su parte, el neurólogo Roberto Rey, presente durante el simposio, indicó que “hoy se sabe que hay algunas disfunciones químicas del cerebro que llevan al dolor crónico y que esos complejos se presentan en forma lenta, crónica, muchas veces asociados a depresión, a ansiedad, insomnio”. 

Y en ese sentido, agregó: “No hay que ser especialista para tratar esta enfermedad, hay que ser buen médico, un clínico, un médico de familia, un pediatra, un ginecólogo, un psiquiatra, porque siempre se busca detectar una patología orgánica cuando lo que está fallando es el lugar cerebral que modula el dolor. Hay que pasar a considerar al individuo como un todo y tratarlo en consecuencia”.

 

UN ABORDAJE MULTIDISCIPLINARIO

Según sostuvo Osvaldo Daniel Messina, jefe del Departamento de Reumatología del Hospital Argerich, “la fibromialgia es un cuadro muy complejo que en general aparece en la segunda y tercera década de la vida, que afecta a más mujeres que a hombres y que se caracteriza por dolor muscular, cefalea, trastornos digestivos, colon irritable, sensibilidad a múltiples químicos, a veces depresión y a veces trastornos del sueño”.

Para es especialistas, quienes padecen fibromialgia pueden tener además fatiga crónica y sensibilidad química múltiple a sustancias químicas, a fármacos o cosméticos. “Lo ideal es que el abordaje lo hagan neurólogos especialistas en dolor, reumatólogos, psiquiatras o clínicos, el enfoque terapéutico tiene que incluir a más de una especialidad, además los médicos tienen que estar comunicados entre sí para ponerse de acuerdo en cómo se ayuda a ese paciente”, aseveró. 

Un aspecto  fundamental en los pacientes con fibromialgia es el cuidado del sueño. En este sentido, David Pujol, médico clínico y máster en Psiconeuroinmunoendocrinología, explicó que “para que los pacientes con Fibromialgia puedan reparar bien su cuerpo durante el sueño, deben dormir en un lugar oscuro y silencioso, no dormir con la televisión prendida, ni con luz ni con el celular cerca. Si eso no se logra se deben usar los antifaces y tapones de oído, algo que aminora mucho los síntomas de la Fibromialgia”.