Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

Excesos hídricos amenazan la siembra de trigo, la falta de lluvias a la del maíz

Las complicaciones meteorológicas que afectan al país desde hace un tiempo ahora provocaron que, por un lado, esté “amenazada” la siembra de trigo por los excesos hídricos, mientras que haya zonas todavía bajo las consecuencias de la falta de lluvias.

La siembra de trigo alcanzó en la región núcleo agrícola las 455.000 hectáreas, de los 1,3 millones de hectáreas previstas para el cultivo, informó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), que advirtió que los excesos hídricos producto de las lluvias en abril y mayo "amenazan" los trabajos de implantación.

"La siembra toma fuerza pero los excesos traban el avance; empieza a haber preocupación por no poder cumplir con los planes de siembra; el barro vuelve a interponerse entre las sembradoras y, a pesar del viento frío y seco, no se puede avanzar según lo planeado", indicó la BCR al hacer referencia a los trabajos de implantación en el norte bonaerense y centro-sur de Córdoba y Santa Fe.

"Unas 455.000 hectáreas ya se encuentran sembradas de los 1,3 millones, pero para llegar en fecha con los ciclos largos en esta semana se tendría que haber avanzado mucho más", agregó la entidad en un informe sobre la región núcleo, en el cual advirtió que "los excesos amenazan la siembra triguera".

Según el relevamiento realizado por la entidad el centro-sur de Santa Fe y el sudeste de Córdoba llevan casi la mitad del área implantada, pero en el norte de Buenos Aires "los inconvenientes son enormes por las malas condiciones de piso", ya que la siembra solo se produjo sobre el 5% del área prevista tras haber recibido 300 milímetros de agua producto de las precipitaciones.

 

A la baja

En tanto, la falta de precipitaciones en el sudoeste bonaerense no acompañó el cultivo del maíz durante su ciclo, por lo que se estima que tendrá un rinde promedio de 4.700 kilogramos por hectárea, un 30% menor que la campaña anterior.

Así surge del Reporte Agrícola Quincenal de junio, elaborado por el Equipo de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales y Productos de Bahía Blanca (Bcpbb).

El documento indicó que "en la zona norte el cultivo se encuentra bueno a regular", mientras que "las zonas sur y centro son las más afectadas siendo regular su condición".

"Lamentablemente la falta de precipitaciones no acompañó al cultivo durante su ciclo, corroborando las estimaciones realizadas en el último reporte", afirmó la Bolsa de Cereales.

En cuanto a rindes promedios estimados, el documento señaló que es de 4.700 kilogramos por hectárea, un 30% menos que la campaña anterior, y que se esperan "máximos de 8.000 kilogramos por hectárea en el partido de Rivadavia y mínimos de 3.000 kilogramos por hectárea en la zona sur".

"En el norte de La Pampa se observa un mejor comportamiento de los cultivos implantados en forma tardía versus temprana", sostuvo el informe, al indicar que dicha diferencia se "debe a que los lotes sembrados en la segunda fecha afrontaron la sequía estival en estadíos iniciales de desarrollo y luego completaron su ciclo con las precipitaciones otoñales".

En cuanto al estado general, el reporte indicó que el 80% de los lotes se encuentra en madurez fisiológica y el 20% cosechado, dependiendo su fecha de siembra.

Sobre la producción estimada, se indicó que la superficie sembrada aumentó 3%, pero "sin embargo la caída del rendimiento esperado provocaría una disminución del 12% de la producción (5,73 a 5,06 M de toneladas)".

 


“El barro vuelve a interponerse entre las sembradoras y, a pesar del viento frío y seco, no se puede avanzar según lo planeado”.