Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

Las mochilas muy pesadas pueden provocar problemas en la columna de los chicos

El mal uso de las mochilas, que suelen llevar más del peso sugerido, puede generar dolores musculares y acarrear serios problemas en la columna de niños y adolescentes. Lo ideal es que no superen entre el 10% y el 15% del peso corporal de quien la carga.

"Lo primero a tener en cuenta al elegir una mochila es que sea acorde al tamaño del chico; es decir, el borde superior debe quedar a la altura de los hombros y el borde inferior cinco centímetros por arriba de la cola", explicó el jefe del Programa de Escoliosis del Clínicas, Andrés Ferrero.

El peso de la mochila más la carga no debe superar "entre el 10 y el 15 por ciento del peso corporal del niño"; es decir que para un niño de 30 kilos corresponde una mochila de 3 a 3,5 kilogramos y no más "porque si no empiezan las alteraciones y dolores", que se pueden prevenir "haciendo actividad física", indicó.

Ferrero recomendó elegir una mochila que tenga acolchadas tanto las correas como la superficie que apoya sobre la espalda y que, en lo posible, tenga una tercera correa uniendo las otras dos, ya sea a nivel del pecho o la cintura, porque "permite distribuir mejor el peso".

Pero el uso frecuente de una mochila del peso y tamaño adecuado igualmente puede provocar dolores musculares en cuello y lumbares si el ajuste de las correas no hacen que descanse en el lugar correcto de la espalda.

"Si la parte superior queda por debajo de los hombros y la parte inferior cuelga sobre la zona glútea estamos ante una de las peores formas de usarla", porque ejerce "mucho peso en la parte baja" y hace que el chico tenga que "inclinarse hacia adelante para balancear", igual que cuando está recargada, describió.

Ferrero, especialista en cirugía de columna, explicó que aún con el tamaño y peso adecuado no deben cargarse por más de 15 minutos: "para tiempos mayores es cuando uno recomienda las mochilas con rueditas", que también se indican para cuando es necesario trasladar un kilaje superior al 10 o 15 por ciento del peso corporal.

Además, señaló que como cualquier peso que tenga que ser levantado, los niños deben flexionar las rodillas cuando quieran ponerse una mochila depositada en el piso, "evitando doblar la cintura al inclinarse hacia abajo".

Otra cuestión a tener en cuenta es que "debe ir siempre pegada a la espalda", por lo que "las cosas más grandes y pesadas deberían ir en la parte posterior de la mochila".


“SUBLUXACIONES VERTEBRALES”

Desde la Clínica de la Columna señalaron, en tanto, que el sobrepeso que puede ejercer una mochila mal colocada o con un peso incorrecto, puede generar  alteraciones en las vértebras de la columna.

Estos desalineamientos, llamados en quiropraxia “subluxaciones vertebrales” interrumpen o disminuyen el flujo de impulsos del sistema nervioso. “Llevar un peso inadecuado por un tiempo prolongado, sumado a otros malos hábitos, pueden provocar escoliosis”, advirtió el doctor en Quiropraxia Diego Mellino, fundador y director de La Fundación Quiropraxia para Todos y de los centros de atención de la Clínica de la Columna. Y amplió: “La escoliosis es la alteración de la columna vertebral, que se caracteriza por una desviación, en una vista anterior o posterior de la columna”.

 “Más del 90% de las afecciones de salud cotidianas deben su origen a una subluxación vertebral”, señalaron desde la Clínica de la Columna. “Justamente, la primera subluxación vertebral suele ocurrir en el momento del parto, ya sea que el nacimiento se produzca por parto normal o por cesárea. La presión que se ejerce sobre la columna cervical del bebé (aproximadamente 30 kg), tan frágil y delicada, suele producir, justamente, la primera subluxación vertebral. Esta fuerza aplicada a la cabeza y cuello de los recién nacidos provoca que el Atlas (primera vértebra cervical), el Axis (la segunda vértebra cervical) o ambas queden fuera de lugar y afecten el normal crecimiento y desarrollo del niño”, agregaron.


TIPOS DE MOCHILA: CUIDADOS Y CONSEJOS DE USO


-Mochila de dos tiras:
el modelo clásico que se usa para el jardín, la primaria, la secundaria e incluso la universidad. En este caso, el uso correcto es con puestas ambas tiras para mantener equilibrado el peso, con la mochila bien pegada al cuerpo, el tronco erguido y el contenido de la bolsa 5 cm por encima de la cintura. Además, los libros y objetos más pesados deben ir pegados a la espalda, en el centro de la mochila ya que de ésta forma no se exige a la columna. El uso del cinturón es importante, en el caso de las mochilas que lo tengan.


-Bandoleras: existen dos tipos, las cortas donde la mochila queda sobre la espalda y las largas donde la mochila queda a la altura de la cintura, en ambos casos lo ideal es que sean de tiras anchas. En cuanto al orden del material que se debe guardar lo aconsejable es que los objetos más pesados deben ir en forma vertical y bien cerca del cuerpo, para que no se produzcan desequilibrios. Por último, el peso se deberá ir cambiando, es decir, se debe ir alternando el hombro sobre el que se lo va a llevar para no forzar siempre el mismo costado del cuerpo.


-Mochilas con carrito: es una de las opciones más recomendadas, ya que se libera a la columna de cargar su peso, y no requieren de mucho esfuerzo por parte del niño para su traslado. Igualmente, los materiales deben ir distribuidos equilibradamente, los objetos más pesados en el fondo y verticales.