Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

Preocupa el crecimiento de la hipertensión arterial entre los chicos en edad escolar

El crecimiento de la hipertensión arterial en la población infantil preocupa en la comunidad médica argentina, que recomienda una dieta saludable y ejercicio físico desde temprana edad. Se estima que esa enfermedad afecta al 3,5% de los chicos en edad escolar de nuestro país.

En el marco del inminente inicio de la actividad escolar, desde la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA) recomendaron evitar la comida “chatarra”, las golosinas, las bebidas con azúcar y los snacks, que los chicos suelen comprar en los kioscos de los colegios.

Si bien esta enfermedad es considerada como una dolencia del adulto, desde hace tiempo se sabe que comienza en la infancia. “En los niños pequeños es más probable que se produzca por enfermedades renales, vasculares y endócrinas, pero en los más grandes y en los adolescentes la causa más común es la hipertensión primaria o esencial, que es la de los adultos”, explicó Rosa Simsolo, médica pediatra y vocal de la comisión directiva de la SAHA.

Y en ese sentido, recordó que “es importante saber que cuando hay hipertensos en la familia, hay más probabilidad de desarrollarla”.

Se estima que la hipertensión afecta aproximadamente al 3,5% de niños y adolescentes, y mucho más a los obesos. “Pero hay que tener en cuenta que para diagnosticar hipertensión se debe haber registrado presión arterial alta en múltiples ocasiones. Es decir, no se diagnostica hipertensión con una única toma alta”, aclaró Simsolo.

En los niños, los principales factores de riesgo son los hereditarios y los ambientales. En muchos casos la hipertensión se diagnostica en chicos con sobrepeso u obesidad, o con malos hábitos como sedentarismo y mala alimentación.

“En esos casos mediante el descenso de peso, el ejercicio físico regular y una dieta saludable y equilibrada, con más frutas y verduras, carnes magras, sin exceso de sal ni de azúcares, se puede normalizar la presión, sin llegar a requerir tratamiento con medicamentos”, señaló la médica.

 

RECOMENDACIONES EN EL INICIO DE LAS CLASES

El inicio de las clases puede ayudar al consumo de alimentos poco saludables, pero también puede ser una oportunidad para cambiar hábitos. Por ejemplo, hay que evitar el exceso de grasas y de sal, la comida “chatarra” y ciertas compras en el kiosco de productos como golosinas, bebidas con azúcar y snacks tales como papas fritas, palitos salados y galletitas dulces.

Para Simsolo, “es importante tratar de estimular a los chicos para que realicen ejercicio físico regular. Si es posible, que participen en actividades deportivas, insistir para que disminuyan las horas de pantalla, evitar el cigarrillo en casa y seguir una dieta saludable. También hay que procurar que duerman al menos 8 horas cada noche”.

 La hipertensión arterial es el principal factor de riesgo de enfermedad y mortalidad cardiovascular en el mundo, independientemente del nivel socioeconómico. Por ello prevenirla, diagnosticarla y tratarla desde épocas tempranas de la vida, puede ayudar a disminuir la prevalencia de los adultos.

Los chicos a partir de los 3 años y los adolescentes deberían controlarse la presión arterial al menos una vez al año. También es recomendable controlar desde el nacimiento a los pequeños con enfermedades subyacentes que predispongan al desarrollo de hipertensión.

 

PREVALENCIA NACIONAL

La prevalencia de hipertensión arterial en Argentina es similar a la descripta para todo el continente americano. Se estima que el 35% de la población padece esta enfermedad crónica.

Sin embargo, la distribución de este factor de riesgo no es igual en toda la población de nuestro país. De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, los determinantes sociales de la salud, como los ingresos, la educación y la vivienda repercuten negativamente en los factores de riesgo y, en este sentido, influyen en la aparición de hipertensión.

Las condiciones de vida o de trabajo también pueden retrasar la detección y el tratamiento por la falta de acceso al diagnóstico y al tratamiento y, además, dificultar la prevención de las complicaciones.

Asimismo, cuando se diagnostica tiene un control deficiente ya que solo entre el 25% y el 30% de los pacientes hipertensos lo hace, y se calcula que la adhesión al tratamiento es menor al 30%.

Según datos de la misma encuesta, el 93% de la población adulta se controló la presión arterial al menos una vez en los últimos dos años, y de ellos el 34% presentó hipertensión. Es muy importante destacar entonces que 1 de cada 3 adultos es hipertenso.

 

EL DATO
La Sociedad Argentina de Hipertensión es una institución de referencia nacional e internacional en la temática de la hipertensión arterial. Fue fundada en 1992 y organiza eventos científicos y muy diversos cursos de formación profesional. Además desarrolla convenios de colaboración con sociedades científicas afines y realiza tareas de difusión.