Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

Verano, salud e información: ¿sabemos aplicar de forma correcta el protector solar?

No tomar sol a determinados horarios y recordar siempre que los daños en la piel son acumulativos, son recomendaciones y advertencias que no pierden vigencia. Sin embargo, con la llegada del calor y pese a la información cada vez más accesible, los veraneantes aún cometen errores a la hora de cuidarse de los rayos UV. Entre los más frecuentes, se encuentra la forma en la que se aplica el protector solar.

Si bien cada vez más personas son conscientes sobre la necesidad de su uso, lo cierto es que muy pocas lo utilizan de manera correcta: pasar una jornada entera bajo el sol y ponerse protector sólo una vez, no es suficiente; mientras que también es común olvidar partes del cuerpo claves como el cuello, el empeine, las orejas, los labios y los párpados, estos últimos un lugar frecuente de desarrollo del cáncer de piel.

“Los protectores solares deben ser indicados por el médico dermatólogo, acorde a las características y necesidades del paciente”, explicó la dermatóloga Mónica Maiolino. “Debe ser hipoalergénico, testeado dermatológica  y oftalmológicamente, nunca menor de FPS 30 y cubrir ambos espectros de radiación UVB y UVA”, agregó.

Y en ese sentido, enumeró: “El F65 y el F80 están recomendados para las personas que son intolerantes al sol, para mujeres embarazadas, personas con estrías o cicatrices recientes, lunares y afecciones de la piel”. Mientras que hay que tener en cuenta que el F50 para bebés y niños están, además, especialmente diseñados para la piel sensible de los más chicos, por lo que tienen características diferentes a la de un adulto inclusive con piel sensible. “De hecho, las exposiciones solares recibidas durante la infancia representan entre el 50 y el 80% del sol recibido a lo largo de su vida”, recordó.

“Los protectores solares en spray favorecen principalmente a las personas con biotipos cutáneos mixtos y o grasos, zonas extensas, zonas pilosas, cuero cabelludo y especialmente a los hombres que no se sienten cómodos utilizando texturas cremosas. Son ideales para toda la familia, para utilizar al aire libre en momentos de ocio o al hacer deportes”, recomendó la médica, quien además en miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología y asesora de Dermaglós.

Pero es importante usarlos preferiblemente en zonas resguardadas, ya que el viento puede impedir que el producto alcance la piel. Mientras que se recomienda no aplicar los protectores en spray directamente sobre la cara sino primero en las manos y luego en el rostro.

Por último, para tomar lo bueno del sol se recomienda mantener la piel hidratada con cremas y geles post solares e hidratantes y beber líquido de manera constante para evitar la deshidratación por el aumento de pérdida de agua por el efecto del calor.

Maiolino insistió en que es importante utilizar todo el año protector solar “dado que hay situaciones en las cuales se está expuesto al sol, pero no se tienen en cuenta como cuando se va en el auto con las ventanas bajas, se realiza ejercicio al aire libre, se saca a pasear al perro, etc”.

"Hemos observado un incrementado en un 50 por ciento del uso del protector solar, comparado con cuatro años atrás", aseguró a la agencia estatal Télam Cristina Pascutto, presidenta de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD). La especialista destacó que "los hombres muestran un crecimiento sostenido en la incorporación del hábito de cuidado, si bien las mujeres siguen siendo más conscientes de la necesidad de protegerse de la exposición a los rayos solares".

 

 USO CORRECTO 
-Aplicar el protector solar media hora antes de exponernos al sol.
-Re aplicarlo pasadas 2 horas o después de sudoración excesiva o inmersión en el agua.
-Las zonas que más sufren quemaduras son las que por lo general olvidamos como cuello, bordes de la cara, orejas, labios y empeines de los pies. Por ello, se requiere tiempo y paciencia para lograr una correcta aplicación.
-Los niños menores de un año no deben exponerse al sol y recién a partir de los 6 meses pueden empezar a utilizar protectores solares especiales.
-Evitar la  exposición al sol entre las 10 y las 16 horas.
-Considerar las cantidades adecuadas a aplicar en niños y bebés. Por ejemplo, para un niño de 3 a 8 años lo ideal es 20 ml (equivalente a cubrir la palma de la mano de un niño o un mínimo de 5 cucharadas de té). Y para bebés: la cantidad a aplicar adecuada para el cuerpo de un bebé desde los 6 meses hasta los 3 años es 10 gramos (equivalente a cubrir media palma de la mano de un adulto o un mínimo de 3 cucharadas de té).

 

¿CÓMO REACCIONAR ANTE UNA QUEMADURA?

Los médicos recomiendan aplicar solo agua fría o hielo; proteger la zona con una gasa para evitar infecciones; no colocar otros elementos como manzana, margarina, manteca, aceite, tomate, ungüentos, dentífrico; si se formaran ampollas, nunca se las debe reventar.

"Y, en todos los casos, consultar en forma inmediata a un médico especialista", destacó Pedro Bilyk del Hospital Alemán a través de una gacetilla sobre prevención y recomendaciones ante las quemaduras del sol.

 

¿QUÉ ES UN GOLPE DE CALOR?

El Ministerio de Salud de la Nación define al golpe de calor como el aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol (insolación clásica) o por hacer ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación, al punto que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento.


Para prevenirlo es importante:

 -Llevar siempre una botella con agua.
 -Aun cuando no sienta sed, tomar la mayor cantidad de líquidos posible, sobre todo agua mineral y jugos de fruta fresca.
 -Evitar salidas y actividades físicas en las horas de calor (entre las 11 y las 16).
 -Procurar estar a la sombra. Usar sombreros o pañuelos y ropa liviana y amplia, de colores claros.
 -No consumir bebidas alcohólicas, porque alteran la capacidad de respuesta al calor y favorecen la deshidratación.
 -Evite las bebidas con cafeína (café, té, bebidas cola) o muy azucaradas.
 -Si bien los golpes de calor pueden afectar a todas las personas, en mayores de 65


 Síntomas dan cuenta de que estamos sufriendo un golpe de calor:
 -Sed intensa y sequedad en la boca
 -Temperatura corporal >39º
 -Sudoración excesiva
 -Sensación de calor sofocante
 -Piel seca
 -Agotamiento o debilidad
 -Mareos o desmayo
 -Dolores de cabeza (sensación de latido u opresión)
-Estado de confusión
 -Desorientación