Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

Skellig Michael, el escenario irlandés de "Star Wars"

Skellig Michael es una pequeña y empinada isla a unos 11 kilómetros de la costa sur occidental de Irlanda. Alberga un monasterio cristiano del siglo VI declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y enmarcado en un espectacular paisaje. Pero poca gente la conocía hasta que el equipo de "Star Wars: el despertar de la fuerza", la tercera película más taquillera en la historia del cine, decidió grabar allí una de sus escenas más importantes.

Las islas del suroeste de Irlanda son muy diversas. Están despobladas o no tienen más de 600 habitantes. Se puede llegar a ellas en una pequeña lancha, por un puente largo o con el único teleférico que existe en Irlanda. Allí, en el Atlántico, también hay una gigantesca roca sin vegetación que ya estaba habitada hace 1.400 años y ahora se ha convertido en una estrella mediática total.
El viaje a esas islas no está exento de dificultades, y muchas veces hay que estar en buenas condiciones para aguantar sin incidentes la travesía aventurera, de 90 minutos de duración, en un pequeño buque de vapor de excursión con capacidad para solo 12 turistas.  Quienes consiguen llegar, podrán disfrutar de la vista de los techos abovedados del monasterio sobre un acantilado de 200 metros y de un faro situado a 50 metros del nivel del mar. Desde todas partes del mundo peregrinan a este sitio los fans de Darth Vader y Luke Skywalker. Porque efectivamente, es posible experimentar una sensación sobrenatural o extraterrestre subiendo los 618 escalones cavados en piedra.

Ya desde el año 1400 a.C se encuentran referencias históricas de la isla, que se nombra además en las leyendas de Irlanda. Un relato que data aproximadamente de 200 d.C cuenta la historia de cómo Daire Domhain ("rey del mundo") se preparaba aquí para una batalla épica. Pero lo que realmente distingue a Skellig Michael es que nos permite vislumbrar la vida de una comunidad de monjes que se aisló aquí, en esta isla golpeada por las tormentas.

Se cree que los asentamientos monásticos, unas cabañas de piedra en forma de colmena en la cima de la isla, datan del siglo VI. Según los historiadores, los monjes que construyeron este enclave monástico, en parte para estar a salvo de los vikingos, solían recorrer todos los días los más de 600 escalones que llevan hasta el agua para pescar su desayuno. Hoy en día, las cabañas siguen aguantando los embates del tiempo, y los visitantes deben subir los 618 escalones para llegar hasta ellas.

Teniendo en cuenta su situación aislada, no es de sorprender que las Skellig, y en especial Skellig Michael, se convirtieran en presa de los ataques vikingos. Pero no todo era malo: una leyenda cuenta la historia del bautizo de un tal Olav Trygvasson en 993, a manos de un ermitaño. Este hombre llegado del norte acabaría convirtiéndose en Rey de Noruega.



Esta región está protegida del turismo de masas. Los ecologistas mantienen que los tesoros arqueológicos y ecológicos de la isla están en peligro por su repentina popularidad. Tanto la isla grande, Skellig Michael, como su hermana pequeña (que solo se puede ver desde el barco) albergan importantes colonias de aves marinas. Gracias a “Star Wars”, el turismo se despertó y los comercios empezaron a funcionar mejor. Además, los jóvenes confían otra vez en el futuro de la región, lo que es una condición para detener el éxodo hacia Dublín o incluso hacia el extranjero.

A principios del siglo XX, la pequeña isla, de 15 hectáreas y árida en aquel entonces, fue comprada por un particular que la transformó en un paraíso floral. Actualmente está despoblada y es administrada por el Estado. Quien quiera pasar un día en medio de la soledad también se sentirá a gusto en Dursey Island, en el extremo suroeste de Irlanda. Un puñado de personas vive en la isla, un destino secreto para senderistas. En pocos minutos se puede llegar a la isla en teleférico, con una sola cabina para seis personas. La instalación, construida en 1969, está bastante deteriorada pero cumple su objetivo.


El dato

Los amantes de la saga podrán visitar “The Bridge Bar”, el sitio donde se celebró la fiesta de fin de rodaje de la película. Además, se puede comer donde lo hacía el equipo, en The Moorings.

 


TU GUÍA
Cómo llegar
En avión a Dublín y de allí en coche de alquiler a Portmagee. El viaje dura casi cinco horas. En tren o autobús, el viaje dura poco menos de seis horas. El aeropuerto más cercano a Portmagee es el de Kerry, situado a una hora y 15 minutos en coche.

Cuánto cuesta
El Eco Tour, que es un viaje en barco alrededor de las islas, tarda casi tres horas y cuesta unos 40 euros. La excursión hasta Skellig Michael lleva unas 6 horas y sale unos 80 euros. Conviene reservar con tiempo.

Cuándo viajar
La mejor época son los meses de abril a octubre.