Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

Un proyecto del Conicet para "mirar con lupa el barrio"

“Yo vivo en el barrio y puedo ayudar a que mejore. Mi compromiso es hacer algo, por más chiquito que sea, para cambiarlo. Creo que esa idea es lo más importante que les queda a los chicos”, fue la reflexión de Soledad Arpone, directora de la escuela secundaria Nº 13 de Berisso al finalizar el último de los seis talleres que llevaron adelante investigadores del Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (Cepave, Conicet – UNLP) en ese establecimiento y en la escuela secundaria Nº 4, distante unas diez cuadras de allí.

Fue el último de los encuentros del programa “Mi hábitat: observando con lupa mi barrio” que los expertos comenzaron a desarrollar hace poco más de un mes con el objetivo de concientizar a los más jóvenes y a sus docentes y familiares, sobre la situación territorial y los riesgos que implica para la salud la presencia de basurales, roedores y parásitos, e impulsarlos a generar acciones que mejoren su calidad de vida.

“Ustedes son los multiplicadores de esta información, los vehículos para que el barrio se empodere en pos de su mejoramiento. Y este compromiso que demostraron puede ser el inicio de algo realmente significativo”, les dijo María del Rosario Robles, investigadora del Conicet en el Cepave a los alumnos de segundo año de ambos establecimientos.

 

Temáticas

Los talleres versaron sobre qué son los parásitos y roedores; cómo son sus ciclos de vida; dónde se encuentran; quiénes son sus potenciales hospedadores; qué riesgo implican para la salud humana y los animales domésticos, y cuáles son las posibles medidas preventivas.

Los investigadores fueron acompañados por representantes del Centro Comunitario “Oñondivepá” que funciona en el barrio y que desde hace un año cuenta con una huerta popular orgánica – los alumnos la visitaron en el marco de uno de los talleres - en la que trabajan unas 20 personas. Ese espacio recicla actualmente unos 3 mil kilos de basura por mes, “lo que equivale a medio camión recolector de basura”, según graficó Bruno Fitte, becario del Conicet en el Cepave.

“Quiere decir que, en un año, se evita que unos seis camiones de residuos lleguen a los rellenos sanitarios habituales. Y además, que esos desechos se transformen en tierra útil para producir alimentos para un comedor que funciona en el centro y que recibe a 85 chicos”, contó.

Una de las herramientas que utilizó el grupo de profesionales a lo largo de los talleres fue una aplicación digital denominada “Mi hábitat”, diseñada por el investigador Joaquín Cochero. Así, los chicos se agruparon en equipos de trabajo y a lo largo de 15 días fueron documentando en imágenes los diferentes espacios de su barrio. “La mayoría subió fotos de basurales, compuestos principalmente por botellas plásticas y restos de alimentos. Y ya saben que pueden hacer algo con eso: el plástico puede ser reutilizado y la comida es útil en la huerta orgánica”, dijo Fitte.