Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

En el oeste bonaerense la mitad de los campos están bajo el agua

La crítica situación que vive el oeste de la provincia de Buenos Aires empeoró con la lluvia caída la última semana de septiembre, que agravó el anegamiento de los campos inundados, cuya superficie se encuentra en un 50% bajo el agua.

Además, la persistencia de las inundaciones no permite levantar totalmente la cosecha de maíz, cuyas pérdidas en la región se estiman en torno al 15% del total, ni tampoco posibilita comenzar con la de ese mismo cultivo y la del girasol.

Aparte de eso, los caminos que unen a los distintos pueblos de la región se encuentran bajo el agua e impiden el transporte de la producción agrícola y la comunicación de los pobladores de la zona, con el resto de la provincia.

“En el campo la situación es desastrosa, un 50% de la superficie se encuentra bajo agua”, precisó Bernardo Colombatto, productor de la zona de Villa Maza, quien remarcó que en esa región “ya venimos con anegamientos desde hace un año”.

Explicó que “la continuidad de las lluvias y las inundaciones provocadas hicieron que todavía no se haya concluido con la cosecha del maíz, porque es imposible levantarlo, está bajo el agua”.

Si bien Colombatto destacó que de todos los cultivos el maíz es el que más aguanta “se puede echar a perder”, y estimó que “el 15% del total de la cosecha de maíz en la zona se va a perder”.

Además remarcó que “por el momento no se puede comenzar con la siembra de maíz ni de girasol, no hay perspectivas”.

 

Llueve sin parar

“En este momento está lloviendo de vuelta más de 25 milímetros. A corto plazo no hay ninguna perspectiva de siembra”, afirmó Colombatto, quien subrayó también que “otro problema que agrava la situación es que las napas de agua están a nivel del suelo”.

Explicó que “a medida que el productor se pasa de la fecha de siembra, la consecuencia resulta en una pérdida de rendimiento del cultivo”.

En consecuencia, subrayó que “se viene una campaña muy complicada sin que se pueda planificar”.

Aparte de los campos, los caminos de la región también se encuentran anegados, y en algunos casos bajo el agua, que impide el tránsito normal por los mismos.

“Estuve en Maza, y el camino está peor que antes, no se puede pasar en auto, solamente en camioneta”, indicó la ingeniera agrónoma Lucía Socolsky, en alusión al camino rural que va desde Villa Maza a Rivera, en el oeste bonaerense, a 170 kilómetros de la capital pampeana de Santa Rosa.

“Para que no se inunde el pueblo, el Municipio de Maza saca el agua para el camino, pero se perjudica el campo. Pero es para salvar al pueblo”, subrayó.

Sin embargo, Colombatto indicó que “la situación está complicadísima, hay agua por donde se mire”, y añadió que “no hay un solo camino transitable, y el problema más grande es que la Municipalidad no nos acompaña en nada”.

“En el campo el objetivo lo logramos, con más sacrificio, pero lo conseguimos. El asunto es que tranqueras afuera estamos incomunicados y no hay nadie haciendo nada para mejorarlo”, concluyó el productor, quien es parte de la empresa familiar agropecuaria Tierra Gaucha de Maza.


Un millón de tn menos de trigo

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) proyectó que el cultivo del trigo registrará 285.000 hectáreas menos y esto se reflejaría en una reducción de un millón de toneladas en la región pampeana. CRA difundió hoy su proyección realizada por el economista de la entidad, Matías Lestani, quien sintetizó sus proyecciones afirmando que se esperan "285.000 hectáreas y un millón de toneladas menos de trigo en la región pampeana".

En tanto, Lestani aseguró que "la producción granaria tendría un leve crecimiento del área para el maíz, mientras que en la soja y girasol habría que esperar que sucede con el clima y la situación de las napas en toda la región pampeana", aseguró Lestani.

El economista de CRA aseveró que "hay que ver cómo evoluciona la napa en la región pampeana, sobre todo esos lotes que no fueron a trigo y quedaron sin sembrar y ver si se pueden destinar a la (cosecha) gruesa".