Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar


Compartí la nota

Bolívar: solo se sembrará la mitad de los campos

La inundación que afecta al distrito bonaerense de Bolívar ocasiona que se atrase la siembra gruesa y se estima reducirá el área sembrada en un 50 por ciento, se informó oficialmente.

“Las napas están muy altas y la zona agropecuaria está muy afectada por el agua, por lo que se vislumbra una reducción de la campaña de siembra gruesa”, explicó el concejal del municipio de Bolívar, Marcos Pisano.

Detalló que “la siembra viene atrasada, suponemos que tendrá un retraso de un mes y medio, que recién a fines de octubre se estará sembrando maíz y soja en el distrito”.

“Además del atraso en la siembra, se reducirá el área de sembrado en un 50 por ciento”, se lamentó el concejal, quien reconoció que esa situación afectará “la economía del distrito el próximo año, ya que la economía de Bolívar está ligada al agro”.

El edil de Bolívar, distrito declarado en emergencia y/o desastre hasta fines de diciembre próximo por tener bajo agua 400 mil de las 500 mil hectáreas del partido, destacó que hace unos días que no llueve por lo que se pudieron recuperar los tres accesos a la localidad de Hale, pueblo de 200 habitantes que había quedado casi aislado hace una semana a raíz de nuevas lluvias.

 

Aliviador

En los últimos días comenzó la construcción de un canal aliviador a la vera de la ruta 65 que se estima facilitará el drenaje del agua.

“El municipio está evaluando la contratación de una empresa con sede en Tucumán que brinda servicios meteorológicos semanales e información para el productor”, apuntó.

Pisano destacó que la comuna también pondrá en marcha una Oficina de Asuntos Hídricos que “se abocará a todo lo relacionado al comportamiento del agua y cuestiones productivas que orienten al productor ante este cambio climático que obliga a repensar la producción”.

“Muchas hectáreas se han visto anegadas, con pérdidas importantes, lo que obliga a descartarlas del circuito productivo, por lo que hay que buscar alternativas que conduzcan a sistemas productivos con altos rendimientos ayudados por el Estado”, afirmó.