Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar

Martín Raggio

Periodista, fotógrafo, melómano incansable y casi experto en rock.




Compartí la nota

Entrevista a un referente del rock nacional
31/07/2018

Miguel Zavaleta: "Yo seguí en mi realidad paralela, mientras todos hacían plata"

La Plata 31 de julio de 2018

Por Marín Raggio (mraggio@dib.com.ar)



El ex Suéter habló de su pasado y presente con una de las bandas más emblemáticas de los`80. 

Miguel Zavaleta es un abanderado del rock nacional de los años `80, cerebro de la banda Suéter y memorable autor de temas que quedaron inmortalizados en el gen argentino como "Amanece en la ruta", "Vía México", "Él anda diciendo", "Extraño ser" o "Mamá plánchame la camisa".  Excéntrico y soñador eterno, hoy más reflexivo y justificativo, se presenta con su firma y el bagaje de hits y temas nuevos, pero con la melancolía de aquel que se divertía en cada presentación en los viejos buenos tiempos.

El músico, compositor y letrista charló con DIB sobre su época dorada, el presente y qué quiere para el futuro.

Tu carrera ha sido por demás de prolífica, pero con Suéter lograste quedar inmortalizado en el gen argentino. ¿Qué te acordás de esa época?

Yo fui parte de una época maravillosa y fue un momento en donde todo el tiempo surgían bandas semi-serias y no miserias? (risas)  y muy creativas, a parte teníamos la suerte de ser un grupo de amigos, una generación que jugando se nos ocurrían cosas y siempre había un productor y público para verlas. Algunos fueron piolas para hacer una carrera económicamente rentable y estábamos nosotros, que nos encontrábamos en la pavada, en hacer música para divertirnos y que nos vaya bien, aunque en algún punto, ingenuos. Nuestras preocupaciones pasaban por hacer cosas originales y artísticas, pasarla bien y divertirnos, no estábamos preocupados con la industria, así que el éxito estaba en hacerlo. ¿Y sabés qué era lo más importante en los `80?: el público. El público era mágico porque era exigente y era sensible.

Pero ese legado es parte fundamental de la historia de nuestro rock nacional

Para mí es un honor lo que decís, además creo que esa fue la última época de los músicos que habíamos mamado de chico Woodstock. Murió una época al morir los `80. Dejamos una marca, porque se combinaron muchas cosas en esa época, a parte del talento, los "jipones", porque éramos "jipones" en esa época, después el rock se convirtió en "fuck you". Para mí siempre fue paz, amor, fantasía, color y locura, luego todo eso se terminó. Fue un momento muy especial ese, y yo estoy muy agradecido que hayan quedado mis canciones, porque después se disolvió el rock, dejó de existir la canción. El rock que está adentro mío en los recuerdos pertenece a un mundo de gente que comulgábamos ciertas cosas en común.

¿Por qué crees que no se ha dado con otras de las bandas en las que participaste?

Es que la Ray Milland Band, Comida China o Los Proxenetas prófugos eran así, como efímeras, nada fue proyectado para el mundo del espectáculo, eran experimentaciones.

Yo soy amigo de Dani Melingo del `76, de Cachorro López del `74, por ejemplo. Nosotros antes de ser conocidos por las bandas, éramos amigos. Nos divertíamos mucho: Los Abuelos de la nada, Los Twist, Suéter, Fabi Cantilo, todos nos conocíamos de chicos.

¿Qué fue lo que pasó entonces?

Yo vivía en un mundo de ensoñación, tardé mucho tiempo en darme cuenta, lo que alguna gente, más inteligente que yo, la vio de entrada, como ver que esto, a la larga, se trasforma en un negocio y que había que jugar con esas reglas, que es hacer un hit, meter video?.Cambió completamente todo, es otro mundo y no es un mundo que promocione el talento. En los `90 los productores se dieron cuenta de que no era necesario el talento para triunfar y ahí se armó la marabunta y sonamos. Lo mismo le pasó al tango en su momento, al folclore de los `60. El rock va a quedar de alguna manera como quedó el jazz. Digamos que el jazz es un fórmula 1 y el rock es un fórmula 2.

Hay discos de Suéter que nunca fueron editados en CDs. ¿Por qué?

Seguramente que no han sido editados, yo siempre he estado en la luna de Valencia, en una vida paralela, yo lo único que quería era vivir un romance perfecto, la fama solo me importaba en la medida que yo pudiera vivir mi romance perfecto. Por supuesto que no lo conseguí hasta que dejé de ser famoso y ahí si lo conseguí, un hombre muy afortunado, la verdad un perdedor con suerte. Yo tendría que haber nacido en la época de Goethe, bueno en realidad no, esos eran medios giles, se suicidaban a los 18 años, pertenezco a otra época, inclusive pertenezco a otra época de los de mi época, yo estaba en una realidad paralela y cuando llegó el mundo, yo seguí en mi realidad paralela, mientras todos hacían plata y se iban al exterior, yo estaba en cualquiera.

¿Crees que se puedan recuperar los másters?

Los másters seguramente los usaron para otras grabaciones. Te cuento una: cuando fuimos a grabar nuestro segundo disco con Suéter ("Lluvia de gallinas") se escuchaba entre medio "-¡Pero  Madre?!" de Porchetto y siempre me llamó la atención haber hecho nuestro disco sobre "Reina Madre", que había tenido su éxito. Me dio mucha tristeza escuchar ese pedacito de tema en lo que empezábamos a grabar nosotros, de alguna manera era desconocer que algo en el futuro se podía convertir en un clásico y ya no lo tenés.

"No lo sé, suerte, quizás", tu disco solista salió en 2011, pero recién se pudo editar en formato físico en 2015, ¿por qué todo ese tiempo?

Porque quería hacer un disco y lo puse en la web, luego lo saqué por aquí, por allá y ahora lo quiero sacar con mi propio sello que se llama UNCA Records, porque ahora no son necesarios los discos, ni las tapas. Estamos en una época que la gente sube 1.600 canciones y dale para adelante. También voy a sacar un disco que hice con Pedro Aznar hace más de 25 años.

¿Te gusta escuchar tu música?

Estoy en pleno momento de revalorizar mi música, que hacía años que no escuchaba un montón de cosas. Con un pibe que hago música que se llama Diego Chorno, me mostró muchas cosas mías viejas masterizadas y me emocioné que tenga tantos temas que me gustan mucho y hasta en algunos casos, no recordar que eran míos. Y los oigo como si estuviera escuchando música de otros.

Si tenés que escoger un tema de tu vasta carrera, ¿cuál elegirías?

No sé cuál es mi tema favorito, quizás "Señorita Inés" de Suéter 5, quizás el segundo tema de la ópera, imaginate el vuelo mental en que estaría yo en 1987, mientras Soda Stereo, Virus o Zas bandas buenísimas que sonaban bárbaro daban el salto, yo hice una ópera que no tiene estribillos. Igual creo que el primer disco y la ópera tenían una conjunción especial e espiritual.

¿Sentís que el mundo de la música nacional te deba algo?

No, soy un hombre afortunado, por ahí un poquito más de plata, pero no. Lo único que quisiera tener es mi propio programa de radio con Mariano Sagasta que se llama "Zavaleta para-normales" en donde vemos la parte bizarra, colorida, no tétrica del fenómeno OVNI, quizás a través de esto lograría un poco más de fama y trabajo. Yo sé por testimonios de gente que vio a extraterrestres riéndose y hay casi 8000 casos compilados, si de todos esos hay uno que sea cierto, hay que reescribir todo de nuevo.

Nombrame tres músicos argentinos que admires

Primero Luis Alberto Spinetta que es una luz, el maestro de piano Botelli del folclore salteño que no tiene nada que envidiarle a Debussy y el otro podría ser Salgan, Piazzola o mi tío Enrique Villegas.

¿Qué show estás presentando actualmente?

Yo me presento como Miguel Zavaleta, salvo que me ofrezcan mucha plata, que no creo. Hago temas viejos y temas nuevos, hasta canto un tema de Charles Aznavour. La banda está compuesta  por Fresa Robic en batería, Cristian Sturyrecords en guitarra, Rafa León en bajo y yo en voz y teclados.

¿Crees que haya algún productor que quiera reunir a Suéter?

Mirá ojalá, no vendría mal, así me hago una pileta y hago muchas cosas más con esa plata, pero no creo, pero me tiene sin cuidado porque tengo todo lo que necesito, mientras tenga techo, comida y para algunos fasos, yo voy para adelante como un elefante.

¿Cuáles son los proyectos a futuro?

Poder tocar y tratar de tener mi propio trío de jazz. Yo estudio todos los días para sumergirme en el anonimato del jazz. Para pasar por los sótanos del averno y saludar con dignidad. DIB