Inciar sesión



Si aún no es usuario y desea acceder a este servicio, por favor, comuniquese con agencia DIB de Lunes a Viernes de 13:00 a 20:00 horas al (0221) 422-0084 o por correo electrónico a ventas@dib.com.ar

Fernando Delaiti

Periodista; docente de la UNLP; ex centroforward, de los de antes. De Pehuajó, de Boca, de Maradona.




Compartí la nota

Rumbo a las PASO
27/06/2017

Que si vengo, que si voy

El cierre de listas siempre deja mucho para analizar. Pero más allá de la artillería con la que buscan dañar los candidatos, lo cierto es que todos tienen un pasado (y reciente) que los debería condicionar. Obvio que debería, porque a nadie condiciona.

 

  • Sergio Tomás Massa, el de “la ancha avenida”, insiste con su pedido al kirchnerismo para que "explique la corrupción en el pasado". Fue funcionario de Cristina Fernández entre 2008 y 2009 e intendente de Tigre K hasta 2013, momento en que dejó ese espacio. Pero evidentemente la corrupción que pide que se explique es la que se produjo de 2013 a 2015. De la otra, él no sabe/no contesta. Algo similar a lo que sucede con el ex cavallista, ex kirchnerista, ex cristinista, ex massista y ahora randazzista Alberto Fernández. La corrupción es como las brujas. “No existe, pero que la hay, la hay”. Eso sí, existe desde después que se fue del Gobierno de Cristina.

 

  • “Massa vende humo. Hay una sobrevaloración de Massa muy grande. Cuando en 2011 yo había denunciado a Boudou, Scioli y Massa lo abrazaban y compartían la boleta. No pueden gobernar el país del futuro. Massa y Scioli no pueden ser solución porque son parte del problema”, declaró en 2015, hace muuuuucho tiempo (para la política), Margarita Stolbizer. En ese momento no le tiraba flores a su hoy compañero de lista, el hombre de Tigre. “Marga”, quien en enero (de 2017) fue contundente al asegurar que sería candidata a senadora “por el GEN, por el Frente Progresistas” en lugar del Frente Renovador que lidera  Massa, también fue muy contundente el sábado a la tarde al agarrar con su mano la lapicera de tinta negra y  firmar como segunda en la lista detrás del “hombre avenida”. En algo fue coherente: no es candidata del Frente Renovador, sino de 1País.

 

  • La fanática de Racing, Fernanda Vallejos, deberá tener en claro dos cuestiones para no chocar su candidatura a diputada nacional por Unidad Ciudadana: que debe saber callar u obviar algunos detalles de la vida K, y que los principales medios de comunicación del país se van a encargar de acá hasta a octubre de buscarle contradicciones y desgastarla. "Boudou es un perseguido político como Yrigoyen, Perón, Evita, Néstor y Cristina Kirchner", dijo la vehemente economista que hasta ahora era más conocida por defender el proyecto “nac y pop” en el coliseo romano de la TV: Intratables. También en este espacio muchos debieron bajar la cabeza y mirar para otro lado, como el famoso “siga siga” de Lamolina (los futboleros sabrán de qué hablo). Tercero en la lista va Fernando Espinoza, titular del rarísimo PJ bonaerense, y uno de los acusados de “fuego amigo” contra Aníbal Fernández en 2015. Es que el hombre de La Matanza fue el vice de Julián Domínguez en la interna del FpV por la Gobernación y desde el cristinismo le reprochaban sus críticas contra Aníbal hasta luego de perder la interna.       

 

  • Y quien aprovechó para criticar a Vallejos fue uno de los tantos opositores de la oposición, el ex ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, el candidato que (por ahora) no habla en público. En su primer tuit rumbo a las PASO, eligió confrontar con el frente Unidad Ciudadana que Cristina Fernández de Kirchner. “Esta es una de las cosas que nos diferencian del espacio que conduce Cristina”, escribió el ex compañero de Boudou por varios años al cuestionar los dichos de Vallejos y su comparación del ex vice con Yrigoyen, Perón,...etc. Pero ante la lluvia de críticas que le generó, minutos después calentó nuevamente los dedos de su teléfono, intentó hacer equilibrio y mantenerse en esa “avenida del medio” con un cuestionamiento a las políticas de ajuste del Gobierno de Mauricio Macri.

 

  • En el oficialismo también prefieren que nadie se tome el trabajo de ir al archivo o simplemente haga memoria. “Cristina, Vallejos, Massa, Solá, Randazzo, Domínguez. Todos los cabezas de lista peronistas de la provincia fueron funcionarios K. #Renovación”, escribió el escritor macrista y ahora candidato (gracias a que hizo bien los deberes), Fernando Iglesias. La frase tiene una verdad, un error y una omisión. La verdad es que podríamos decir que todos fueron funcionarios K. El error es que Domínguez al final lo bajaron de un plumazo y no será candidato. ¿Y la omisión? Que la cabeza de lista de Cambiemos, Graciela Ocaña, también fue funcionaria de Cristina. Fue titular del PAMI y ministra de Salud, y renunció en 2009 en medio de la pandemia de Gripe A y tras afrontar en los últimos meses una epidemia de dengue en el norte del país. Una gestión para el olvido de "la hormiguita". Además, cuando lanzó su candidatura a legisladora porteña por su propio espacio en 2013, criticó al Gobierno de Macri por los “problemas que tiene la ciudad, como inflación, falta de limpieza, inseguridad y un transporte público deficiente”. Pero bueno, todo pasa, dijo Don Julio.